Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
 


Vista del Correo de Santiago, frente a la Plaza de Armas, a principios del siglo XX.

Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 / 2 / 3 /
Julio 2008
Jaime Valenzuela, historiador:
"La ciudad ya no es de los ciudadanos"

 

Historiador especialista en el período colonial de la historia de Chile y académico de la Universidad Católica, Jaime Valenzuela revela la evolución de la llamada Plaza Mayor, y luego Plaza de Armas de Santiago desde la explanada colonial, donde los edificios del poder político y religioso conviven con el cementerio, el matadero, la horca, la fuente de agua y el mercado, pasando por la plaza "decimonónica" del siglo XIX, "solaz" y paseo de la burguesía, hasta la realidad actual. De paso, critica la "nefasta remodelación" de la administración Lavín y denuncia el control dictatorial del espacio público por parte del Estado.

Por Rosario Mena


Plaza de Armas a principios del siglo XX.

"La plaza es el primer espacio que fundan los españoles cuando llegan a cualquier parte de América, y responde a una estructura de urbe occidental que surge en el Renacimiento, donde se adopta un modelo clásico, romano, de cuadrícula. Mientras que la ciudad medieval es dispersa, desestructurada, esta es una ciudad que puede ser controlada. Su estructura tiene un objetivo estratégico, político, social y económico. Y este objetivo implica despejar espacios en donde se instalen los edificios del poder político, religioso, militar, con una explanada desde la cual los súbditos puedan admirar el poder. La plaza renacentista y barroca potencia las perspectivas para admirar los edificios del poder político y las grandes casas". Así explica el historiador y académico de la Universidad Católica, Jaime Valenzuela, el origen renacentista y las bases de la plaza en la Colonia.

El nombre de "plaza de armas" proviene de la función de la plaza, denominada en su origen Plaza Mayor, de ser el lugar donde "se reúne a las fuerzas para ejecutar las operaciones que se requieran. En las ciudades coloniales, las plazas se desarrollan durante la Conquista, en un momento bélico, de dominación de la población indígena, es el lugar donde se llama a las armas".

Las ceremonias religiosas son un elemento central de la vida ciudadana, sobre todo considerando la alianza entre la iglesia y la monarquía en la mantención del orden impuesto. La legitimación del poder se realiza por medio de estrategias persuasivas, que recurren fundamentalmente a la bendición de la iglesia, a través de actos y ceremonias de sacralización del poder, que se realizan en la Plaza, tal como lo describe el especialista en su libro "Liturgias del poder. Celebraciones públicas y estrategias persuasivas en Chile colonial (1609 - 1709)". Editado por el Centro de Investigación Diego Barros Arana de la DIBAM, bajo etitqueta LOM.
La plazoleta frente a la iglesia es fundamental para la realización de las procesiones religiosas. En la explanada se ubica el mercado, la fuente central donde la gente va a buscar el agua, y el lugar donde se ahorca a los criminales. "La plaza es el espacio donde se administra justicia, concebida como escarmiento de cara al público, como un castigo ejemplificador, para inhibir futuros comportamientos delincuentes. Prácticamente no hay cárcel. La condena se aplica ahí mismo: o multa, o látigo o muerte".
 
Subir
1 / 2 / 3 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita. Las opiniones expresadas en esta entrevista son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Nuestro.cl
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: