Ir a Lindura Criolla
 
ampliar
 
+ Lindura Criolla
Publicidad para la mujer de antaño

Vanidades precolombinas

Miss Café con Piernas

Secretos de belleza

Retrato al paso: Dibujante en la Plaza de Armas

Ver todo el Especial
 
Te Recomendamos
- Un siglo de Moda: Historia del vestuario femenino en Chile.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Octubre 2004


Entrevista con Paz Errázuriz

Los bellos anónimos (continuación)

- ¿Todo fotografiado espera verse bello en la foto?

- Yo creo que sí. Verse bien. Y sobre todo, que la imagen corresponda a la propia imagen que el fotografiado tiene de sí mismo.

- ¿En general hay un trato benevolente con tus fotografiados?

- Eso no es ser benevolente, es como enganchar con la persona. Ese es todo el asunto del retrato. Yo hago clases y es algo difícil de enseñar. La gente siempre piensa que la luz que entra por la ventana es lo importante. En el fondo todo consiste en atrapar a la persona cuando la sientes ella o él. De eso depende que tú te gustes o no en una foto. Tú puedes salir muy bonita pero no reconocerte. O sea, no eres. Finalmente tiene que ver con reconocerte, con la identificación. Yo con Pepe Donoso tuve una pelea espantosa una vez porque salió muy guatón y yo encontraba que estaba súper favorable. Pero el encontró que yo lo había traicionado, casi algo intencional, fue muy raro. Nunca me había pasado algo así.

- ¿Hay un cierto pacto de lealtad con el fotografiado en este sentido?

- O sea, si sale mal en mi foto, yo no la voy a mostrar. Eso tiene que ver con la ética. Mostrar una imagen indigna es una traición. Hay un compromiso de por medio. Hacer una foto es muy atroz, muy agresivo, es muy valiente el acto de quien se deja fotografiar. Hay una cantidad de pactos silenciosos que tú no puedes traicionar. Es un tema muy sutil y muy complicado.

- ¿Cómo fue tu experiencia con los travestis, con todo ese manejo que ellos tienen del look, de producirse, propio del transformismo?

- Bueno, están las dos caras. Porque también conviví con ellos mucho antes de la producción. Y es muy fascinante ver la transformación. Es increíble todo lo que saben de maquillaje, por ejemplo, que yo no sé nada, porque no hago fotografía comercial o publicitaria. Entonces yo aprendí mucho de ellos. Y ellos estaban súper sorprendidos conmigo, que por qué no me arreglaba más.

- El transformismo es inseparable de la búsqueda de la belleza. Nadie quiere transformarse en una fea, supongo…

- Claro, saben mucho de cómo agrandarse los ojos, taparse las imperfecciones del cutis. Y además buscan un estereotipo de la Yayita, ese tipo de mujer bien mina. No van a ser una niña en pantalones anchos, siempre minifalda, taco alto, cinturita.

                 
|
|
3
|
4
|
 
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del