Haz click en la foto para revisar el álbum.
 
 
 
Más rescate

Alfredo Saint Jean, promotor de Valparaíso.

Harken Jensen: arquitecto de Valparaíso.

Generación de recambio: nuevos restoranes en Valparaíso.
Ver todo Rescate
 

Artículos Recomendados
- La cueca brava de Nano Núñez, documental de Mario Rojas sobre el conjunto Los Chileneros.
- Premio Samuel Claro Valdés a los cultores de la cueca.
- www.laradioneta.cl: Sitio web de la radio de acción ciudadana de los cerros Alegre y Concepción.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Abril 2005


Los Paleteados del Puerto

La cueca del amor (continuación)


De cerro a cerro

Gloria nació y se crió en el Cerro Barón. Don Osvaldo, en el Cerro Merced. Se conocieron en el año 78 en el Club de Cueca de Valparaíso. "Había un conjunto folclórico, yo estaba en la parte de baile y él de canto. Ahí nos miramos y nos enamoramos", cuenta Gloria. El tenía 47 años y ella sólo 16. Desde entonces han permanecido unidos no sólo por el amor, sino también por la música, y especialmente, la cueca.

Una certera asociación que reveló todo su potencial con la incorporación de la joven esposa a la banda formada por el marido. "Tenían un acordeonista que se fue al poco tiempo -cuenta la tecladista-. Se dio la necesidad de incorporar un instrumento cantante y como yo tenía conocimientos de piano, en forma completamente autodidacta, comencé a tocar con la ayuda de un gran maestro, el guitarrista Juan Hernández, de El Diapasón Porteño". Un "tremendo músico" quien, junto a Luis Ponce, alias El Sata, de Los Afuerinos, es uno de los dos músicos más admirados por Gloria. "Yo antes escuchaba cueca, me encantaba, pero nunca pensé en tocar en un conjunto profesional. Y menos tocar cueca. Porque yo tocaba música popular, por oído. Toco las cuecas como me salen, no sabría hacerlo de otra manera".

Debido reconocimiento

"Ella lleva la cueca como nosotros, en la sangre", sentencia el "papito", como lo llama Gloria. Una vocación que no pasó inadvertida para el productor Alberto Rey del dúo Rey Silva, que, con el apoyo de Sony Music, llevó a los Paleteados a Santiago a grabar dos discos, el 91 y 92, lo que permitió el despegue de la banda. "Todos teníamos sus buenos años, éramos todos viejos".

Más que como "cueca porteña" a pesar de su raigambre en Valparaíso, la banda, en cuyo repertorio dominan las composiciones de Nano Núñez, define su música como "cueca urbana", en general. "Yo no me atrevo a ponerle el nombre de porteña, porque la cueca urbana es una sola. Es la misma cosa la santiaguina, que la centrina, que la porteña. La única diferencia puede estar en el lenguaje, en las letras. Esta cueca representa la bohemia nocturna antigua", dice don Osvaldo, quien al mismo tiempo aclara que él nunca fue parrandero: "Toda mi juventud fui deportista, muy sano". Eran los años 50, cuando la cueca urbana hacia furor en los prostíbulos de Valparaíso y en las quintas de recreo. "Si usted tocaba una cueca campesina a muy poca gente le gustaba", recuerda don Osvaldo.

             
|
|
3
|
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del