+ Rescate
El rol de las radios somunitarias.
Organilleros: la música de nuestras calles
Juegos tradicionales
Ver todo Rescate
 
Artículos Recomendados
Sitio oficial del Hogar de Cristo.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Marzo 2004


En Fundación Oro Negro

Afrodescendientes se organizan en I región (continuación)

Relectura a la historia

Dentro de los elementos que destaca esta fundación como ejemplo concreto de esta influencia negra en Chile, destaca la música. En efecto, estaría documentado que el baile nacional, la cueca, tiene rasgos negroides en su conformación. Esto se dio como resultado de cruces raciales y culturales al incorporarse un fuerte contingente de esclavos en la región.

Otro de los ejemplos mencionados por Oro Negro para desentrañar la presencia africana en la composición racial de nuestro país citan al historiador Francisco Antonio Encina para quien el 13% de los exploradores que con Diego de Almagro descubrió Chile eran de raza negra. Por su parte, Gonzalo Vial Correa menciona que "hacia el año 1558 el número de negros, mulatos y zambos bordeaba en Chile los 5.000 contra 2.400 españoles, 17.000 mestizos y 48.000 indígenas". De estas cifras desprenden que la población chilena no es puramente india, al terminar el siglo XVI, casi un 20%, llevaba sangre negra.

Desde otra perspectiva durante la época colonia Chile participó del tráfico de esclavos negros. Dos eran las rutas por donde llegaban a nuestro país. Una de ellas partía en la península Ibérica con escala en las Canarias para luego recalar en Porto Bello, Panamá o Cartagena de Indias. Los traficantes vendían y adquirían grandes cantidades de esta "mercancía negra" y luego eran derivados a los mercados de Nueva España, Centroamérica y Perú. Los esclavos rematados en estos puertos aumentaban su valor en el Callao. Por su parte, los que llegaban al puerto de Coquimbo o Valparaíso costaban el doble y el triple de su valor original.

La segunda ruta más directa partía desde Buenos Aires y pasaba por Cuyo hasta Mendoza. Cruzaban la cordillera hasta el valle de Aconcagua donde los esclavos negros eran derivados a Santiago o a Valparaíso. Muchos de estos esclavos eran vendidos y trasladados de manera ilegal. Valparaíso durante el siglo XVIII se constituyó en un importante puerto de mercado esclavista. Algunas de las cifras mencionadas por Fundación Oro Negro son elocuentes: en 1783 se embarcaron 2.180 negros hacia el Callao.

Y si bien es cierto que en 1811 nuestro país prohibió la esclavitud mediante la ley de "Libertad de Vientres", dictada por Manuel de Salas, siete años después se podía leer en un periódico metropolitano: "Se vende mulato de 22 a 24 años, de buenas costumbres y en precio cómodo; el que lo quiera comprar, véase con don Felipe Santiago del Solar".

Otro factor digno de considerar se vincula con la llegada del Ejército Libertador a Chile en 1817. Dos batallones (el 7º y el 8º) estaban compuestos por negros africanos y criollos reclutados por San Martín en Argentina.

Gracias a la abolición total de la esclavitud dictada en 1823 Chile pasó a ser la segunda nación en el mundo después de Dinamarca, en tomar este camino libertario.

La minoría africana que habitaba ciudades como Santiago, Quillota o Valparaíso se comenzó a mezclar con indios, gitanos y europeos aportando así parte de su herencia negra a la conformación étnica y cultural de nuestro país y cultural de Chile.

Pero, un último acontecimiento fue fundamental para aumentar la herencia africana a la sangre chilena. Cuando la ciudad de Arica se anexa a Chile en 1929, en la provincia de Tarapacá, una gran cantidad de afrodescendientes comenzó a vivir bajo jurisdicción chilena. Y hoy siguen allí, pero mirando la vida con la convicción de que son más numerosos de lo que la historia oficial ha querido reconocer. Se trata de la "Arica negra", la misma que en el valle de Azapa abunda en número y presencia y que cumplió el sueño y misión de organizarse de manera tal que pueden hoy reconocerse como forjadores de un destino común. Esta organización da a conocer sus costumbres y rasgos culturales, los cuales se han ido entremezclando para construir en Chile una realidad que se evidencia no sólo en la cueca o "Zamacueca", sino en fiestas tradicionales y sobre todo en un orgulloso semblante que reconoce y luce rasgos del África Negra.

De ello y de muchas otras luchas y reivindicaciones hablará a www.nuestro.cl Sonia Salgado, afrodescendiente, Alcaldesa de Camarones en la I región y flamante Presidenta de la Fundación Oro Negro, entidad que busca reunir en comunidad a todos aquellos chilenos que reconocen la sangre negra en sus venas.

         
|
|
3 >
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del