+ Rescate
Especial Día de la mujer
Especial día de la mujer
La fundación de Santiago
La fundación de Santiago
7 plantas medicinales

7 plantas medicinales chilenas

Ver todo Rescate
 
Artículos Recomendados
- Sernam: Servicio Nacional de la Mujer
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Marzo de 2003


Entrevista con Sonia Montecino:

Arquetipos chilenos de femeneidad (continuación)

Patrimonio del machismo

- ¿En su opinión qué imágenes machistas se han consolidado en el patrimonio cultural tangible e intangible?

- Varias, de partida en el mundo mapuche los hombres pagan con dinero, con productos, con un caballo, a la familia de la mujer con que se van a casar. Las jóvenes actualmente se resisten a esta tradición, ya que sienten que si las compraron pueden hacer lo que quieran con ellas. Otra expresión patrimonial machista es la del rodeo, el huaso a caballo es una extensión del hacendado. Hay una puesta en escena del poder del hombre en el campo. También en la mitología popular hay muchos cuentos y leyendas que son completamente machistas, sobre todo los que están relacionados con el mundo minero. El hombre es el héroe que sortea todas las dificultades solo.

Damas y prostitutas

- Y hablando de la vida de los mineros, fuera del relato queda la figura de la prostituta, una figura femenina imprescindible históricamente...

- Sí, es un tema inexplorado, un tema precioso para una investigación.

- Una figura legitimada, que siempre ha funcionado como parte de la permisividad con la poligamia y la infidelidad masculina…


- Sí, se puede decir que ha habido una cultura poligámica. Desde el siglo XVII hay instituciones que han dado paso a toda la hipocrecía y el doble standard chileno. La barraganía es una de estas instituciones socialmente aceptadas. El hombre tenía su casa y su esposa y además tenía la barragana, que es otra mujer con la cual puede o no tener casa. Después también se usó que el tipo podía tener unas concubinas indígenas en su casa. Para la esposa era normal. Después, en la hacienda, el patrón o el hijo del patrón tienen relaciones con las inquilinas. Esto tiene que ver con la formación de las clases sociales y las segmentaciones. Al tipo le daba prestigio casarse con una española o con una criolla blanca, pero también deseaba a las de abajo, con las que no se podía vincular socialmente.

- Un tema hasta hoy muy recurrente en Latinoamérica, se puede ver en las teleseries…

- Claro, el patrón o el blanco desea a la empleada o a la indígena, pero no quiere o no puede legitimar socialmente el vínculo. Entonces la sociedad le permite canalizar el deseo, cosa que jamás se le permitiría a una mujer. Eso se ha ido extendiendo hasta mediados de la década de los cincuenta, cuando todavía funcionaba la institución social de las "queridas", que eran amantes oficiales. Ahora esto continúa, pero todo es mucho más sumergido, y más turbio. No existe la legitimación abierta.

                 
|
| |
4
|
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina