Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 /  2 / 3 /
Agosto 2006
Jorge Montealegre:
"Entre la caricatura y el monumento hay una persona humana"

 

Sobre héroes y antihéroes, historias e historietas, sátiras y pedestales conversamos con el poeta y periodista Jorge Montealegre. Uno de los grandes estudiosos del humor gráfico en Chile, es autor de Prehistorieta de Chile (2003), en donde aborda estas manifestaciones desde el arte rupuestre hasta antes de la existencia del periódico y habla de los dibujos en que José Miguel Carrera ridiculizó a O'Higgins y San Martín. Ahora prepara una entrega completa, en tres tomos, en donde dará a conocer la obra y figura de artistas y pensadores que, camuflados tras un seudónimo, han marcado el devenir nacional con la mirada desafiante del humor.

Por Rosario Mena


En esta imagen aparece el Presidente, de ese momoneto, Domingo Santa María bailando, aompañado por sus ministros José Manuel Balmaceda y Ramón Barros Luco. Al fondo va caminando el ex-Presidente José Joaquín Pérez, vendiendo refrescos. El nombre de la carpa -Aquí esta Silva- es el de una de las ramadas más populares de la época. El Padre Padilla, Nª 50, 25 de diciembre de 1884, en el libro El que ríe último de Maxiliano Salinas, Christián Báez y Marina Donoso.

El tema le recuerda a Jorge Montealegre lo que hoy leyó en la prensa: "una polémica que comienza recién, a propósito de la publicidad del Banco del Estado, en donde por las fiestas patrias, se hace un sketch en el que se ridiculiza la figura de O'Higgins y hay gente que está alegando por eso. Son esas polémicas sin salida, destinadas al absurdo. Igual que lo de Parra (la instalación "El Pago de Chile", con los presidentes colgados en el Centro Cultural Palacio La Moneda). Lo que está en el centro es la utilización de la imagen de O'Higgins o de los presidentes. La irreverencia es una deformación, una exageración de la persona y hay gente que está en el otro extremo: el de la hiperreverencia, que solemniza todo, convirtiendo a la persona en un monumento, en un personaje rígido, digno de una admiración que lo deshumaniza. Ese personaje no fue ni tan cómico, ni tan ridículo, como lo muestra la caricatura, ni tan serio y perfecto como lo muestra el monumento. Entre la caricatura y el monumento hay una persona humana, que alguna vez tuvo un poder que lo instaló en la memoria colectiva y lo hizo parte de nuestro imaginario".

- Tú te has dedicado a estudiar cómo los héroes y grandes figuras han sido caricaturizados desde siempre…

- Nosotros nos relacionamos con ese imaginario desde una mirada más escéptica o más solemne. Hoy nos olvidamos que estos personajes cuando estaban vivos, actuando en el poder, también fueron objeto de irreverencia. Por ejemplo, es conocida la rivalidad entre O'Higgins y Carrera. Bueno, estando en el exilio Carrera hizo caricaturas contra O'Higgins y San Martín. No se sabe si las hizo él, pero, en todo caso, fue parte del equipo creativo. Usó la caricatura como un arma de guerra, para generar opinión y degradar al enemigo, provocando antipatía o haciendo denuncias, que es lo que hace la sátira política, que es una representación crítica y burlesca de la realidad. Por un lado, está la palabra, las armas de la política y las posibilidades militares, pero también se usaron los recursos de las comunicaciones, la bandera, el escudo, los uniformes, toda la iconografía. Y en ese contexto era importante la imagen de las personas. La de Carrera es una rivalidad contra O'Higgins y su Logia Lautarina.

 
Subir
1 /  2 / 3 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: