Revisa el álbum
 
Más rescate

Departamento textil Museo Histórico Nacional.

Conservación en el Museo de Arte Precolombino.

Ver todo Rescate
 

Te Recomendamos
- Restauración en el Museo de la Merced.
- El vestuario de los pueblos prehispánicos de Chile.
- Web del Centro Nacional de Conservación y Restauración.
- Web del Museo Chileno de Arte Precolombino.

 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Junio 2005


Magdalena Krebs, directora del CNCR

"El objetivo no es el fetiche del objeto, sino conocer su historia y proyectarla al público" (continuación)

Trabajar en equipo: una cultura necesaria

La incapacidad de formar equipos y desarrollar propuestas, intercambiando criterios y experiencias y la "falta de voluntad política", son para Magdalena obstáculos por superar para avanzar en el desarrollo de verdaderas políticas de conservación de nuestro patrimonio. La escasa interacción entre los profesionales, para llevar a cabo el trabajo interdisciplinario que requiere la conservación, se manifiesta también en el campo de las exhibiciones, que generalmente no incorporan a los conservadores en su diseño. "Las consecuencias económicas son altas: en primer lugar se deterioran los objetos. Nuestro patrimonio no es abundante y no podemos descuidarlo. En segundo lugar, las medidas aplicadas a posteriori resultan más costosas", explica la experta.

El tema de la curatoría de las exposiciones, es otro asunto que, en su opinión, incumbe a los especialistas de la conservación, quienes pueden realizar un aporte fundamental con respecto a la historia de los objetos. "Hay mucha deficiencia. Se maneja un concepto muy arbitrario de lo que es un curador. Falta gente que se preocupe de valorizar los objetos. Es muy importante incorporar a los conservadores desde el principio. Es una nueva visión, incipiente en la DIBAM, que debe adoptarse", aclara Magdalena. Pero no sólo es necesario que los profesionales trabajen en conjunto, sino que se den el tiempo suficiente para hacer las cosas bien: "En Chile somos cortoplacistas, nos damos poco tiempo para estudiar antes de intervenir". Una característica que en muchos casos da por resultado acciones nefastas que atentan contra el patrimonio. "Se trabaja con mucha premura. Un buen ejemplo de proyecto es el Museo de la Merced, en donde se armó un equipo interdisciplinario muy atractivo, en el que se discutieron las soluciones tanto para los depósitos como para la exhibición".

El valor de la información, más allá de la materialidad de las piezas, fundamenta su postura: "No sólo tenemos que cautelar el objeto, sino también la información que él contiene. Si se encuentra un barco debajo del agua, no es necesario sacarlo. El objetivo no es el fetiche del objeto, sino conocer su historia y proyectarla al público. Lo importante es lo que ocurre cuando vas a un museo y te admiras y reconoces tu cultura en un objeto. El fin último es la consolidación de la identidad que se imbrinca con la historia de nuestra sociedad", señala Magdalena. Es, precisamente la importancia asignada a la información que representa cada pieza, motivo del énfasis dado por el Centro al trabajo de documentación y sistematización de datos, elaborando metodologías de registro de todo lo realizado y coordinando todo lo que es el patrimonio cultural en el Sistema Nacional de Información Territorial: una red que contiene los datos arrojados por todas las instituciones estatales. "La idea es que la información del patrimonio se trabaje en conjunto, que haya un cruce, que cuando se haga una carretera se sepa qué patrimonio hay ahí. Las consecuencias de esto son de gran envergadura".

         
|
2
|
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del