Pobladores del campamento Lo Castillo.
¡Revisa el ábum de fotos!
 
+ Rescate
El rol de las radios somunitarias.
Organilleros: la música de nuestras calles
Juegos tradicionales
Ver todo Rescate
 
Artículos Recomendados
Sitio oficial del Hogar de Cristo.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Marzo 2004
Campamento Lo Castillo de Pudahuel

Crónica de la vida real (continuación)

Los campamentos en Chile

A fines de los años 30 del siglo XX, Chile pasó a convertirse en una nación predominantemente urbana con la mayor parte de su población radicada en ciudades de más de 20 mil habitantes. En parte, esta explosiva urbanización se debió a la inmigración del campo hacia las ciudades. Las grandes urbes no resistieron la presión de un crecimiento tan rápido ya que ni la vivienda ni el empleo podían mantener el ritmo de tantos inmigrantes.

El resultado de todo este cambio se hizo evidente en los años 50 y comienzos de los 60. De ahí empezaron las tomas ilegales de terrenos, conocidas entonces como barriadas de pobres, luego como "poblaciones callampa" y hoy como campamentos. Por lo general, éstos se instalaban en lugares deshabitados dentro de la ciudad y en especial en sus bordes.
Emplazados en terrenos de propiedad pública o privada los campamentos no cuentan con los servicios básicos que aseguran el mínimo de salubridad como agua potable y alcantarillado. El hacinamiento agrava el problema, la dificultad de acceder a servicios públicos, el desempleo, la estigmatización, entre otras formas de exclusión y de discriminación social, hacen también lo suyo para que la gente vaya perdiendo su autoestima y sentido de dignidad.

Al ser tomas ilegales sus habitantes se sienten permanentemente en riesgo de ser desalojados.
En 1996 luego de un extenso período de anonimato, los campamentos fueron "reconocidos" en Chile y comienzan a constituirse en una realidad para el Estado y sociedad. Este nuevo estatuto que les da certificado de existencia, implica además un camino a seguir: su erradicación con el objetivo de que las familias que los habitan logren vivir de una manera donde la dignidad y el respeto sean recuperados.

- Crecer en colaboración
- Los campamentos en Chile
- Las estadísticas no bastan
- Lo Castillo: un camino propio
- Primeros pasos

                     
|
|
3
| |
|
 
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina