Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 / 2 / 3 / 4 /
Julio 2007
Ediciones facsimilares
Marcados por el origen (continuación)

 

Dos son uno

Osvaldo López nace en Valparaíso en 1857. Fue artista de circo e hizo teatro obrero. Fue un intelectual del proletariado, que a partir de su empuje e ideales fundó el diario El Pueblo y redactó el "Diccionario Biográfico Obrero", publicado en 1912. Su labor en pro de la defensa de los derechos de los trabajadores le causó varios atentados de los que se salvó ileso. Su imprenta fue quemada y destruida en más de una ocasión. El mismo año en que se edita Tarapacá, López sufre un intento de asesinato en la Plaza Condell. La investigación señala como responsables a dos miembros de la policía secreta de Iquique. Fundador de la prensa obrera en el norte grande, logra articular a través de la pampa una red de corresponsales conformada por poetas populares que encuentran un medio de expresión de sus frustraciones y esperanzas. Fallece en Santiago en 1922.

De Nicanor Polo, el otro autor de Tarapacá, prácticamente no se sabe nada.

Ambos autores, explica Pedro Bravo Elizondo en la presentación, conocen bien la obra del naturalista francés Emile Zola, quien en 1885 publica la novela Germinal, en la que se denuncian las condiciones laborales de los mineros europeos del carbón, posicionándose el concepto de la pieza literaria como instrumento para la indagación social. De esta manera, el narrador es portavoz de la realidad, presentando un estudio detallado de los problemas político-sociales, cuyas causas procura encontrar y mostrar de forma documental.

"Los autores de Tarapacá son los primeros en Chile y América Latina en escribir un Germinal a la Zola, adelantándose a Baldomero Lillo y sus narraciones de la zona del carbón, Sub Terra (1904)", esclarece Elizondo.
La novela revela el ambiente de "podredumbre moral" en el que vive la burguesía iquiqueña de la época, denuncia las pésimas condiciones de vida de los obreros y, a través de ella, pretende ofrecer una solución al conflicto y a la explotación que se vivía en la pampa. Según Elizondo su publicación "provocó escozor en la burguesía iquiqueña de la época, no por el tema obrero, sino por los comentarios íntimos de la clase dirigente y los nombres en clave, fáciles de reconocer. El establishment compró la edición y la novela fue sepultada en el olvido".

El protagonista de Tarapacá es Juan Pérez, un hombre sencillo que encarna la fuerza moral y que trabaja con una tenacidad inquebrantable en la defensa de los derechos del proletariado. Su objetivo, no es otro que "(…) constituir una gran federación de obreros, una sociedad vasta y bien organizada, de la que ningún operario se sustrajese (…). Esa institución gigantesca extendida desde Zapiga hasta Lagunas, podía convertirse en la República del Trabajo, la que se iniciaría con una fiesta roja que hiciera conmover los cimientos en que descansa la República burguesa", (Zola, Tarapcá, 1903, pág. 24).

 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita. Las opiniones expresadas en esta entrevista son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Nuestro.cl
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: