Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 /  2 / 3 /
 
Eduardo Castillo, autor de "Puño y Letra"
"El sentido comunitario es el principal legado de esta visualidad"

 

En el libro patrocinado por la Corporación Patrimonio Cultural de Chile, Puño y Letra, su ópera prima, el diseñador y académico Eduardo Castillo Espinoza revela la historia, el contexto y el sentido de una gráfica popular con fines ideológicos que se toma el espacio público chileno, consolidando una identidad local que es acervo del imaginario colectivo.

Por Rosario Mena


Revisa el álbum

Investigador y docente en historia del diseño, Eduardo Castillo Espinoza, aborda en su primer libro, Puño y Letra: movimiento social y comunicación gráfica en Chile, un terreno poco difundido: el de la propaganda política. En una publicación de lujo, patrocinada por la Corporación Patrimonio Cultural de Chile, abundantemente ilustrada y documentada con fotografías y basada en una vasta investigación bibliográfica y en terreno, a través de entrevistas con los principales actores, el autor da cuenta de la confluencia entre las luchas políticas y sociales, la existencia de especialistas tipógrafos, pintores y letristas en los sectores populares, la formación de colectivos y su voluntad de impactar en el espacio público.

Todo ello da por resultado una manifestación propia, de gran originalidad gráfica, que alcanza su clímax a fines de los 60 y principios de los 70, con la incorporación de artistas a este ámbito como medio de expresión política. Gran influencia tiene en sus propuestas el referente del muralismo mexicano. Una estética que impregna las publicaciones de la época: los afiches y "posters" tan en voga, las carátulas de los discos del sello Dicap, que edita buena parte de La Nueva Canción Chilena, por poner sólo algunos ejemplos. Emblemáticas son las brigadas Ramona Parra, nacida de las Juventudes Comunistas en 1968, y Elmo Catalán, de las Juventudes Socialistas, como exponentes de organizaciones sociales que utilizan la gráfica callejera como arma de lucha. "Movimientos que ocuparon el espacio público con sus consignas y luego con sus imágenes", aclara Castillo.

El antecedente histórico se halla en la importancia de los obreros tipógrafos y otros trabajadores de imprenta dentro del artesanado desde el comienzo de la República, que Castillo relata en la primera parte del libro. Estos artesanos, que ocupaban "una posición privilegiada frente a la información, el pensamiento, las innovaciones tecnológicas", tempranamente asumieron su rol de "obreros ilustrados", cuya misión era la difusión de las ideas en función de la organización popular, que debía servir tanto a las demandas laborales como a la ayuda social, la formación y la lucha política para el logro de una mayor libertad y calidad de vida. "Más que nada esta es una historia de los medios gráficos alternativos de comunicación y el protagonismo que estos adquieren en el país en el siglo XX, en la ocupación del espacio público y en los lenguajes de los medios gráficos tradicionales", explica el autor.

 
Subir
1 /  2 / 3 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: