Plaza Prat de Iquique
 
+ Rescate
Benito Baranda
Organilleros: la música de nuestras calles
Benito Baranda
Angelitos, sueños y animitas: Entrevista con Fidel Sepúlveda
Benito Baranda
Juegos tradicionales
Ver todo Rescate
 

Artículos Recomendados
En el mes de septiembre te recomendamos ver la sección "gente en el patrimonio" para conocer a los cultores de la chilenidad.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Septiembre 2002

Iquique:

¿Mayo mes de la patria? (continuación)

En opinión de Guerrero, las raíces peruanas de Iquique, se hunden profundamente en su idiosincracia, a pesar de los intentos de borrarlas, que han incluido agresivos métodos: "En la década de los 10 y los 20, Las Ligas Patrióticas (grupos de civiles fascistas) expulsan violentamente a los peruanos. Pero, la peruanidad es algo que el proceso de ocupación no ha logrado borrar. Esta presente en las comidas, en la música y en los bailes. Sólo a partir de algunos años atrás, se ha empezado a valorar, por parte de ciertos intelectuales iquiqueños, la historia peruana. Es el caso de Sergio González, Mario Zolezzi, Pedro Bravo Elizondo, Carlos Donoso, entre otros".

Pero las particularidades en la identidad cultural de Iquique, van más allá de su pasado peruano, e involucran una serie de elementos diferenciadores: "El hecho de habitar un territorio único en sus componentes geográficos: el desierto más árido del mundo y desarrollar una sociabilidad cosmopolita, que nos llevó a dominarlo y transformarlo en un territorio humano. El haber vivido la modernidad salitrera de principio de siglo XX, que llevó a instalar en Iquique, fenómenos tales como el nacimiento del movimiento obrero, las luchas anticlericales (católicos versus masones), las grandes huelgas obreras (21 de diciembre de 1907); existencia de una prensa obrera y otra empresarial: editoriales de todo cuño, etc, creó una identidad fundada en la apertura al mundo. No hay iquiqueño que no tenga amigos o parientes chinos, croatas, ingleses, italianos, españoles, etc. Tenemos una identidad paradojal, somos chilenos, pero no vibramos con los símbolos construidos desde el centro: el huaso, la tonada, las espuelas, los Huasos Quincheros, etc. La música andina la escuchamos con devoción, pero no nos hace menos chilenos. Tenemos, por último una mirada de desconfianza con respecto al centralismo. Y eso está justificado en la historia de nuestra región. El complejo de la Cenicienta. El iquiqueñismo es una ideología y como tal tiene sus ismos. El peregrinismo, somos devotos de la Virgen del Carmen; el campeonismo, somos Tierra de Campeones; el sorismo, tenemos el Alcalde más votado de Chile y el único que ve a Iquique en sus relaciones con los países vecinos, y que desafía al centralismo".

El proceso de chilenización, según Guerrero o de "socialización política" como lo nombra Juan Podestá, ha ignorado las singularidades en la identidad cultural de Iquique, identificándola en forma simplista con lo peruano y lo andino. "La modernidad o chilenización, ha redundado que los escolares entonen la canción Noche oscura nada veo... y que ignoren el amplio repertorio del patrimonio musical iquiqueño (Las canciones del Chumbeque a la Zofri es un intento por recuperar ese historia). Cambiarle el nombre a las calles lo hizo también el régimen militar de Pinochet. En Iquique las calles tienen hasta cuatro nombres. Ahora último, en pleno gobierno de la Concertación, se le cambio de nombre a una playa: de Playa Peruana se llama ahora Ike-Ike. La gente, la sociedad civil, le sigue llamando con su nombre original".

El tema del Bicentenario y su importancia como perspectiva cultural en lo que se refiere a identidad y patrimonio, es algo ajeno para los iquiqueños: "La idea del bicentenario en Iquique es sólo eso una idea que circula en ciertos ambientes intelectuales, pero en la sociedad civil, en la vida cotidiana nada se sabe. Para nosotros, los iquiqueños, el bicentenario es una especie de celebración del Chile Central. El norte es chileno sólodespués del 1879. La gesta de la Independencia, sus héroes y sus mil batallas nos llegan por el proceso de chilenización: educación, servicio militar obligatorio, etc. Pero, repito, son hechos que marcan a una zona de Chile que poco tiene que ver con el norte grande. Tal vez el Bicentenario habría que celebrarlo cuando se cumplan los doscientos años del Combate Naval de Iquique".

     
< 1
|
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del