Cartagena hacia 1930. Foto: Archivo Fotográfico Universidad de Chile.
Revisa el álbum
+ Rescate
Sociedad de Amantes de Cartagena.
Indígenas para la foto.
Historia de la fotografía en Chile.
Ver Más
 
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 /
Enero 2006
Entrevista con José Miguel Zambrano, Presidente de la Sociedad de Amantes de Cartagena
Cartagena: De la opulencia al lumpen (continuación)

 

Playa para todos
En consonancia con su estilo de gobierno populista, que incluyó la elaboración del Código del Trabajo para defender los derechos de los obreros, el General Ibáñez del Campo promovió las vacaciones de los sectores de escasos recursos en el balneario más cercano a la capital. E inició con ello un proceso de degradación urbana y ambiental que sería rematado por el gobierno democratacristiano de Eduardo Frei Montalva, con la creación de campamentos populares y la institucionalización de las llamadas Colonias de Veraneo. "Institucionalizaron la rasquería -sentencia el periodista-. La gente no tenía ni agua potable. Eran puras casuchas insalubres. Se creó el camping El Ensueño".

Como consecuencia de esto, se produce la segregación social de Cartagena, en dos grupos separados por el rompeolas. En los años '60, la Playa Chica es ocupada por los veraneantes, como se denomina a los propietarios de casas de residentes durante los 3 meses del verano. Mientras que en la Playa Grande se desparraman los turistas, trabajadores con sus familias que vienen a pasar el día o el fin de semana. "Llegaban hasta 27 trenes en un día. Eran masas populares, pero no lumpen. Ahora sí que estamos llenos de lumpen", aclara Zambrano, quien describe la contrastante formalidad reinante en el sector acomodado: "Para ir a la Playa Chica tenías que vestirte como si fueras a la iglesia".

Orden y corrección que habían sido parte de la cultura cartaginense en sus tiempos de reluciente balneario. "Había una disposición municipal que decía que en Cartagena estaba prohibido caminar en la vía pública a pie y torso desnudo. La gente tenía que salir bien vestida. Las carpas instaladas en la playa para las familias veraneantes, estaban marcadas con letras y números de acuerdo al propietario. El 15 de diciembre la familia le pagaba a un carpero para que les armara las carpas, que permanecían instaladas hasta el 15 de marzo. En la playa había 3 entradas, por donde pasaban los carritos con las carpas, que estaban pegadas al muro y todo su equipamiento. En cada entrada había un carabinero. No se podía entrar con cocaví a la playa".
 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 /
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: