Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 /  2 / 3 / 4 / 5 /
Enero 2007

Padre Gabriel Guarda, arquitecto e historiador

"El romanticismo es lo que está en la base de la colonización y la sociedad de Valdivia" (continuación)

 

Románticos aventureros

Es en este contexto que llegan los alemanes, hacia la mitad del siglo, arriendan y compran las tierras, se dedican a trabajar y a producir convierten a Valdivia en una ciudad próspera. "Es por esto que digo que fueron muy bien recibidos y representaron esperanza. Había una completa desilusión de las autoridades de Santiago. Incluso se aplaude a los primeros cónsules que llegan de Europa". A diferencia de la nobleza local, para la cual había oficios viles que ellos no podían ejercer, en concordancia con los conceptos nobiliarios propios de la monarquía, los alemanes luteranos consideran que el trabajo enaltece a las personas. "Entre los chilenos lo que era una fortuna, a la segunda generación era una tajada y, a la tercera, una miga".

Fue, precisamente, Bernardo Philippi, quien puso la primera piedra para que ocurriera la feliz instalación de los alemanes en la zona. Este naturalista llega a Valdivia en 1842, ocho años antes de que se regularizara la colonización alemana, a recolectar pájaros para el Museo Natural de Berlin. En pleno auge del romanticismo, queda deslumbrado por el paisaje, decide quedarse y trae a otros compatriotas a acompañarlo en su aventura. "Es un romántico total -acota el autor-. Se fascinó con el lugar y se le olvidaron los pájaros. Va a Alemania y trae a su hermano (Rudolf Amandus) y a otra gente que eran artistas, todos jóvenes románticos, escultores, poetas, que se vienen por el paisaje. Este romanticismo es la base de la colonización y la sociedad en Valdivia". Si bien muchos agricultores se establecen en el interior de la región, en la ciudad del Calle Calle fluye una activa vida cultural impregnada de romanticismo.


Ideologías y negocios

Tras la revolución del 48 numerosos alemanes siguen la ruta de estos adelantados. "Influyeron los acontecimientos políticos, la revolución del 48 fue una desilusión para los demócratas, entre ellos Adwanter y muchos próceres, pero otros alemanes vinieron por otras razones: venían a hacer negocio. A ganar plata, aunque era bien visto argumentar la huida a causa del triunfo del absolutismo. Europa estaba dividida en minifundios y, por el mayorazgo, sólo el hijo mayor heredaba y el resto tenía que buscar otras tierras. Aquí llegan y compran fundos a bajo precio inmediatamente, se instalan aquí, y le escriben a sus parientes contándoles que esto es un paraíso. No hay peligros, no hay que pagar impuestos, están en una situación maravillosa y así es como vienen los parientes. Hay diversas razones, habría que hacer un estudio de cada una de ellas".

Los primeros alemanes no se casan con chilenos "porque los chilenos se sienten nobles y se casan entre ellos". Al mismo tiempo, los alemanes que llegan asumen también una estratificación social. En el primer plano social, de ambas nacionalidades, se producen connotados matrimonios. "Esto después se multiplica y se genera un amalgamamiento que es lo que caracteriza a la sociedad valdiviana actual: alemanes con segundo apellido español y viceversa".

La arquitectura alemana que generan los colonos en Valdivia recoge los corredores chilenos propios de la colonia, "cuando uno podía recorrer todas las manzanas del centro sin mojarse en invierno y a la sombra, en verano". Una verdadera revolución constructiva significa la llegada de los tabiques, traídos por los alemanes, "que simplifican el proceso de construcción y conllevan un cambio en la arquitectura, que se caracteriza por la simpleza de líneas y la importancia de las proporciones", señala el también arquitecto. Entonces los chilenos, como su abuelo, les encargan a los artesanos alemanes hacer las casas.

 
Subir
1 /  2 / 3 / 4 / 5 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: