Silvia conserva una habitación repleta de documentos, cartas y archivos dejados por el Gitano.

Dibujo de Osvaldo Rodríguez
 
Más rescate

Gitano Rodríguez

Alejandro Rodríguez, diseñador y académico.
La cueca del amor: Los Paleteados del Puerto.
Ver todo Rescate
 
Te Recomendamos
- www.laradioneta.cl: Sitio web de la radio de acción ciudadana de los cerros Alegre y Concepción.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Abril 2005


Entrevista con Silvia Rühl, viuda del Gitano Rodríguez

Pero este puerto amarra como el hambre... (continuación)

Hechizo roto

Desde fines de los 80 la familia comenzó a viajar cada año a Valparaíso, manteniendo su residencia en el pequeño pueblo de la Toscana italiana, hasta que en 1993 se instalan en el puerto por un año y medio. Pero las expectativas no se cumplieron: "El impacto más grande para Osvaldo fue que él quiso volver a entregar algo, y no pudo. No se ha entendido lo suficiente que la gente en el exilio vive enfocada al país y al momento de volver. Yo creo que para la gente que se quedó aquí los que venían de afuera eran una amenaza. Hubo mucha aserruchada de piso. El sufrió mucho con eso. Nos dimos cuenta de que las cosas no eran como Osvaldo se lo había planteado y como teníamos nuestra casa en Italia y yo tenía un trabajo allá, decidimos simplemente irnos".

Tras la muerte del Gitano, a petición de su hija Leonora, que ya sentía el desarraigo de ser hija de alemana y chileno en tierra italiana, y decidida a sacar a la luz el material artístico de su marido, guardado en el sótano de la casa, Silvia se trasladó a Valparaíso, para trabajar como profesora en el instituto Goethe. "Me vine con las cenizas de Osvaldo, que las íbamos a esparcir en el mar, pero resulta que siguen en la casa de su hermano Alejandro y él dice que no le molestan para nada".

El último poema

Dos amigos del Gitano, uno poeta y otro arquitecto habían decidido que las cenizas debían ser sumergidas en la bahía, donde se ubica la "Casa Transparente" del proyecto poético del artista. La acción de arte, a pesar de nunca concretarse, cumplió su fin poético, al menos mediáticamente, ya que se publicó en el periódico que las cenizas habían sido arrojadas a la bahía. "Puede que terminen en el jardín de la casa de su hermano, que fue la casa de su familia. Eso sería lo más lógico.", dice Silvia, quien no oculta el pragmatismo germánico que, seguramente, fue certero complemento del soñador porteño. "Creo que si Osvaldo hubiera vivido siempre en Valparaíso, la ciudad no hubiera tenido el significado que tuvo dentro de su obra. Porque es un mito. Cuando volvimos al puerto no vivimos aquí, sino que en Reñaca y teníamos toda la vista de la Bahía. Hay un factor distancia necesario para idealizar. Para sostener el Valparaíso imaginario".
     
|
2 >
 
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del