Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 / 2 / 3 / 4 /
Mayo 2008
Entrevista con Germán del Sol, Premio Nacional de Arquitectura y autor del Hotel Remota de Puerto Natales
Alquimia patagónica (continuación)

 

Lección de fortaleza

¿Cuál crees que es el principal mensaje que uno recibe al entrar en contacto con ese mundo?

Ellos han podido hacer una buena vida a partir de la dureza. Nos pueden enseñar lo que es enfrentar la adversidad y no hundirse en ella. Entendiendo que la vida te está desafiando. Como ahí el desafio está vestido de belleza, da la impresión de que fuera más amable, pero es muy duro. En esas circunstancias, yo creo que a la gente no se le plantea el rendirse o deprimirse, porque caes en la miseria. Uno no ve gente materialmente muy pobre, porque si te dejas estar te mueres.

Cuando tú te encuentras con el ovejero, se te hace patente la fragilidad de la vida, no sólo la de él, sino también la tuya. La maravilla de esa extensión, muy distinta a los límites que vivimos nosotros en la ciudad. Está esa cuestión de la libertad. Por la misma razón, hay una necesidad de aferrarse a ciertas construcciones humanas que te contengan en la inmensidad.

La idea del hotel es dar hospedaje a alguien que va por un tiempo, Lo que se presencia, si uno es buen observador, debería ser no la cultura yámana, ni la cultura ona , ni tampoco la cultura de las estancias, ni la cultura de los pueblos pesqueros, ni la de los pueblos extinguidos. Sino aquello que tienen en común, que es el enfrentamiento del hombre y la mujer a una naturaleza desafiante, fuerte, y su vida en una condición remota, en la que uno se siente lejos. Lejos de nada en particular: alejado en general. Todas las personas que van para allá se ven obligadas a recurrir al espíritu de estas culturas, que es el que permite que alguien viva bien, en plenitud, en estas condiciones.

¿Cuáles son los ingredientes fundamentales de la alquimia de Remota?

La alquimia es, precisamente, lo que transforma el barro en oro, la materia en arte. En este caso tiene que producirse a partir de unos materiales que en sí mismos no dicen mucho, donde no están cuidados los detalles ni las terminaciones, donde las formas son irregulares, vibrantes. Eso debería tener una resonancia con el mundo exterior, con la naturaleza. Cuando sales al patio interior del hotel, donde hay pasto natural y piedras volcánicas, tú sientes la soledad, el tamaño de las extensiones, pero también la gracia de hacer lo máximo con el mínimo de cosas, dentro de un espíritu…obviamente es mucho más que lo que tenían los yámana.

 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita. Las opiniones expresadas en esta entrevista son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Nuestro.cl
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: