Revisa el album
Cada fin de semana, en zonas rurales de distintas comunas de la Región Metropolitana, se realizan carreras de galgos en las que los dueños apuestan por sus perros, mientras que el entusiasmado público también hace sus apuestas informales.
Revisa el álbum
 
Más rescate

Descubrimiento de América: La historia cuestionada

Vistiendo nuestra prehistoria

Pregoneros de Santiago

Ver todo Rescate
 

Te Recomendamos
- Museo de Arte Precolombino
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Noviembre 2003


Exposición sobre carreras de galgos

Costumbres perras

Con una exposición sobre las carreras de galgos en la comuna de Lampa, la fotógrafa Gabriela Jara, revela una realidad poco conocida que forma parte de la tradición campesina en las zonas rurales de la Región Metropolitana.

1 al 26 de diciembre
Salón Parroquial de Lampa
Arturo Prat 1198
Lunes a viernes de 20 a 23 hrs.


Durante el mes de diciembre el Salón Parroquial de Lampa es escenario de una peculiar exposición fotográfica, reflejo de una tradición arraigada hace más de quince años en esta comuna de la Región Metropolitana. Se trata de las carreras de galgos, que cada domingo reunen en el canódromo a los entusiastas vecinos, para presenciar hasta quince competencias en un día.

En sus imágenes, la fotógrafa Gabriela Jara, cuyo proyecto es financiado por Fondart, documenta los momentos más relevantes de las carreras, dando cuenta del entorno social que las rodea y revelando una profunda faceta de la identidad cultural chilena ampliamente compartida en Latinoamérica.

Detrás de la liebre

Aunque excepcionalmente se enfrentan tres perros, los habitual es que sean sólo dos, en concordancia con las carreras de caballos a la chilena, costumbre instalada en la zona antes de la llegada de esta práctica traida desde el sur.

Tras pasear sus perros ante el público, los dueños se desafían uno al otro por una cantidad determinada, especificando la forma del triunfo, el que puede ser por cortada (cuerpo entero) por paleta (medio cuerpo) o por cabeza. De esta apuesta, da fe el "cortador". Paralelamente entre el público se hacen apuestas informales.

Instalado en la meta, el "maquinista" tiene una cuerda amarrada a la rueda de su bicicleta, en cuyo extremo está atada una liebre falsa. Esta es llevada por un ciclista, generalmente un niño, hasta la partida. Al iniciarse la competencia, el "maquinista", recogiendo la cuerda, va llevando la liebre hasta la meta. Los perros corren tras ella y es un juez el que dictamina quién es el ganador. Si el perro gana de manera distinta a la apostada, no se paga la apuesta aunque haya llegado primero.

 

     
< 1
|
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina