Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 / 2 / 3 /
Abril 2008
Gabriela Mistral y la Tercera Orden Franciscana
La poetisa y el santo poeta (continuación)

 

Estos valiosos testimonios fueron donados por la creadora al pueblo de Chile bajo custodia de los franciscanos. La Orden también recibe los derechos de autor de las obras escritas por Gabriela Mistral publicadas en América Latina. La condición que la poetisa puso para ello, es que los dineros que se perciban por este concepto sean distribuidos entre los niños pobres del país, especialmente los de Montegrande.

Se espera que a mediados de este año en el Museo de San Francisco esté reacondicionada la Sala donde actualmente se exhiben sobriamente la medalla y el pergamino entregados a la Nobel al recibir el Premio en Estocolmo en 1945. También se trabaja reestructurando el guión museográfico con el fin de que los visitantes obtengan una mayor comprensión del significado de la obra y de la vida espiritual de la poetisa.

Alonso Acevedo, administrador del Fondo Gabriela Mistral del Museo de San Francisco, quien también ha participado en la renovación del Museo Gabriela Mistral en Vicuña, explica que se está "trabajando en paralelo para llevar a cabo las dos tareas, las modificaciones y la consecución de los recursos", para habilitar la sala del museo santiaguino.


La alternativa seglar

La Tercera Orden Franciscana fue fundada por San Francisco en 1221 como una verdadera orden religiosa seglar. Fue creada por el santo como alternativa para todas aquellas personas que no tienen o no pueden entrar en las órdenes religiosas y sienten el deseo de vivir lo más plenamente posible su fe. En Chile la han integrado desde campesinos hasta presidentes de la República y arzobispos de Santiago, pasando por obreros, pequeños comerciantes, profesionales, empresarios, diplomáticos y connotados políticos.

Uno de los miembros más destacados de esta orden fue San Alberto Hurtado. Seguramente se inspiró en el ejemplo de su madre, Anita Cruchaga de Hurtado, quien fue terciaria franciscana y colaboradora del Padre Luis de Tolosa Orellana, iniciador de la obra social del Patronato de San Antonio de Santiago. Así lo revela el sacerdote franciscano (OFM) Rigoberto Iturriaga, en una carta publicada en la Revista Universitaria en la edición de septiembre de 2007, quien constató las crónicas de la Orden Tercera de San Francisco, publicadas en la Revista Seráfica durante las primeras décadas del siglo XX: "Vistió el hábito un día 18 de abril de 1915 en el templo de San Francisco, profesando al año siguiente, el 4 de octubre de 1916, la regla de la Venerable Orden Tercera Franciscana".

Desconociendo este dato, la misma Mistral escribe sobre el parecido entre San Alberto y San Francisco: "Era el Padre Hurtado una especie de franciscano natural. Yo no sé si él rondó en torno a la llama dulce del franciscanismo, pero su naturaleza era cierto franciscanismo trajinador y ese trajín puede llamarse un 'correteo por los niños pobres'. Del Santo de Asís tenía también el hablar con gracia, la expresión a la vez donosa y llana. Este don de su conversación más su llaneza le ganaba a todos y le servía a maravilla para limosnear en bien de sus pobres y de sus niños".

 
Subir
1 / 2 / 3 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita. Las opiniones expresadas en esta entrevista son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Nuestro.cl
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: