Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 / 2 / 3 / 4 /
 
Violeta y los Letelier (continuación)

 

Órganos en extinción

A diferencia de países como Francia, en donde cada órgano es un Monumento Nacional catalogado y que no se puede intervenir sin autorización, en Chile no existe nada que los ampare. El dato curioso es que el único intento legal se debe a Volodia Teitelboim, quien en 1962 redactó una ley de conservación de órganos históricos. "Esa ley nunca operó. La idea era conservar algunos órganos muy valiosos que hay en Chile", explica Letelier, quien ha inentado los mismo junto los otros cuatro miembros de la Asociación de Organistas y Clavecinistas de Chile. La agrupación aún busca financiamiento para restaurar el órgano de la Iglesia de la Merced. "Hay que traer un restaurador de Alemania, o de Buenos Aires. Son costos muy altos y no hay mayor interés. Las iglesias más lindas y caras que se han hecho en Santiago no tienen órganos. Hay seudo organistas que han destruido los instrumentos, se roban las piezas. Se ha producido un deterioro general de este patrimonio mueble que nadie valora: son obras de arte, piezas de conservación", aclara Letelier.
La desilusión lo invade frente a este tema: "Yo ahora me jubilé, he tenido muchas batallas, muy desagradables algunas, y me he dedicado a la docencia, a intentar que a la gente joven le guste esta música, algunos se han ido afuera a estudiar restauración".

Organista estrella

Compositor de música de música de cámara, coral y sinfónica, pianista que incursionó también en el género del jazz, en 1961 Miguel Letelier conoce al extraordinario profesor, compositor y organista belga-argentino Julio Perceval, el cual ejerce una profunda influencia en él. Los estudios de piano realizados hasta el momento le sirven como base para comenzar el conocimiento del órgano, instrumento en el cual llega a ser un destacado intérprete solista. En 1965 obtiene una beca del "Centro Latinoamericano de Altos Estudios Musicales Torcuato Di Tella", en Buenos Aires, dirigido por el Alberto Ginastera, quien daría un impulso decisivo a su carrera. En este Instituto tiene oportunidad de trabajar con importantes maestros a nivel internacional, compone varias obras, estrenadas en Buenos Aires y Santiago y ofrece numerosos recitales de órgano, tanto en Buenos Aires como en otras ciudades argentinas. Aparte del repertorio clásico, ha estrenado numerosas obras contemporáneas tanto universales como latinoamericanas y chilenas. En 1996 fue honrado como el "Músico del Año" por la SCD, en atención a su relevante labor como compositor y docente. A raíz de este premio le fue solicitada una obra sinfónica para ser estrenada por la Orquesta Sinfónica de Chile.

 

 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: