Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 / 2 / 3 / 4 /
 
Violeta y los Letelier
 
Corría el año '63 cuando Violeta Parra, de la mano de Margot Loyola hacia su aparición por la Facultad de Música de la Universidad de Chile, para compartir con alumnos y maestros su rescate de la música popular en los poblados rurales a lo largo del país. Allí la recibía el Decano, don Alfonso Letelier, compositor y Premio Nacional de Música 1968, con cuya familia trabaría una relación que incluye desde frecuentes estadías en la casa de Aculeo, lugar donde recogió el canto tradicional de los campesinos, hasta la transcripción y grabación de sus temas como El Gavilán y las Anticuecas, que registró Miguel, el hijo de Letelier, compositor, pianista y destacado organista, hermano de la cantante Carmen Luisa Letelier, quien fue alumna de Violeta. Conversamos con Miguel Letelier sobre su estirpe musical, sus luchas por salvar el patrimonio de los órganos y, por supuesto, la relación con Violeta Parra.

Por Rosario Mena
Miguel Letelier Valdés, destacado compositor e intérprete de órgano, académico de la Universidad de Chile, se disculpa por referirse tanto a su padre, el compositor Alfonso Letelier, Premio Nacional de Música 1968. Referencia ineludible, en cualquier caso, para quien ha heredado, en los hechos y en el sentido, la visión y las búsquedas de su progenitor. Proyectando la trayectoria de su padre, sus composiciones han sido estrenadas y ejecutadas en Chile, Latinoamérica, EE.UU. y Europa, como asimismo grabadas por renombrados ejecutantes. Pero el legado va más allá de la senda musical. Al igual que Alfonso, y marcado por la misma raigambre con la tierra y la vida en el campo, Miguel ha sido su permanente observador, estudioso y amante de la naturaleza. Su preocupación por el drama ecológico de Chile y del mundo en general, lo ha llevado a ser un activo defensor de los sistemas naturales, lo que le valió formar parte, por varios años, del directorio de CODEFF (Comité de Defensa de la Flora y Fauna).

Activista cultural, al igual que Alfonso, quien fue gestor de numerosos proyectos editoriales y de rescate patrimonial, Miguel se ha dedicado a la defensa de la cultura del órgano, en un país donde la música "es lo menos importante en las iglesias" y los órganos son destruidos y saqueados ante la indiferencia generalizada. "En Chile no hay cultura de órgano. Que es un instrumento de ultra cultura. En Europa tiene una tradición muy valorada. La iglesia aquí prefirió la guitarrita y la música es el último ítem. La gente no sabe lo que es un órgano y lo que es un concierto de órgano. Yo tengo varios alumnos que están en Europa. En Valparaíso hay algún movimiento, porque hay más órganos y mejor conservados".
 
 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: