Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 / 2 / 3 / 4 / 5 /
Diciembre 2008
Diagnóstico patrimonial del 2008
Letras universales y gestión amateur (continuación)


 

Para quién y para qué

Aún persisten las dudas y las indefiniciones acerca de cuáles serán las líneas programáticas y los objetivos del nuevo Centro Cultural Gabriela Mistral que en 2010 abrirá sus puertas en el edificio Diego Portales. Según explica Patricio Olavarría, Jefe de Comunicaciones del Consejo Nacional de la Cultura, el espacio se inauguraría con la conclusión de la primer etapa, correspondiente a la explanada (sin incorporar la torre que actualmente es ocupada por el Ministerio de Defensa), incluyendo salas de exposición y un auditorio.

Respecto de las necesidades a las cuales responde el proyecto –tema que se debatió desde su inicio, considerando la reciente construcción de otros mega espacios culturales como el Centro Cultural Palacio La Moneda– Agüero agrega que es interesante notar que la iniciativa de la reconversión del Diego Portales surgió de Gasco, ya que la empresa, que posee la galería de arte del mismo nombre, tenía interés en implementar un espacio cultural y él personalmente los contactó con la Comisión Bicentenario.

El concepto original del Centro Cultural era prácticamente licitar los espectáculos que se realizarían en este espacio, orientado a las artes escénicas. También se habló de que el lugar albergara a los cuerpos estables de música, danza y teatro de la Universidad de Chile. Nada de esto está muy claro, aunque esta última idea, en opinión de Agüero, sigue siendo muy viable. “Lo único que sabemos es que las artes visuales no van a estar ahí”, dice el pintor Arturo Duclos, lo cual contrasta con el simbolismo del espacio: “Fue un lugar muy emblemático socialmente, en el cual se representa la unión de los artistas con los trabajadores”, señala Olavarría.


Modelos para armar

“En general hay falta de visión en los proyectos –opina Duclos–, el problema es que no se aprovechan las experiencias ni se aplican los modelos de gestión exitosos a nivel internacional”. En este sentido, García-Huidobro destaca a Matucana 100 como un ejemplo notable. Olavarría y Duclos están de acuerdo en que el espacio ha consolidado un público a través de una línea editorial y programática clara y en que ha contribuido a perfilar el circuito cultural Santiago Poniente.

Por su parte, el escritor Darío Oses es de los que piensa que el edificio Diego Portales nunca debió haberse construido. “Lastarria era un barrio precioso. Todavía hay una casa de Kulczewski en la esquina, hay que rescatar el pintoresquismo arquitectónico”. En tanto que Cecilia García-Huidobro, Directora de Nuestro.cl y miembro del directorio de la Corporación Patrimonio Cultural de Chile, cuya gestión lideró durante años, destaca lo “poco acogedor” de la construcción: “Es un lugar intimidante para el transeúnte, además su construcción significó destruir un conjunto de gran valor urbano”. En lo único que hay acuerdo es en que se requiere un trabajo mayor de fundamentación, de estudios de audiencias y medios y de interlocución con los gremios artísticos para sustentar un proyecto de tal envergadura y centralismo.

Olavarría afirma que el proyecto se enmarca en el Programa Nacional de Centros Culturales. Este busca acrecentar y elevar el nivel de las audiencias a través de la difusión de la cultura, aumentando la infraestructura, estimulando la gestión y fomentando la formación en la apreciación de las artes. Contempla la entrega de un centro cultural en cada comuna de más de 50 mil habitantes, inaugurando cerca de 25 nuevos centros culturales hacia fines de 2009.
 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 / 5 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita. Las opiniones expresadas en esta entrevista son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Nuestro.cl
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: