Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 /  2 / 3 / 4 / 5 / 6 /
Noviembre 2007
Enrique Barba, arquitecto:
"Los buenos tienen que tomarse el poder" (continuación)

 

Aprender recuperando

Durante los 13 años que Enrique Barba trabajó en la Municipalidad de Santiago, diseñó entre otras cosas, el Parque Almagro -junto a dos paisajistas- y participó en la construcción del Parque de los Reyes. "Se iba a llamar Parque Mapocho, pero eso cambió luego de que los reyes de España pusieran 3 millones de dólares para financiarlo". En el marco del proyecto, Barba tuvo la suerte de viajar a España y conocer las escuelas-taller, donde jóvenes aprenden trabajando en una obra de restauración o recuperación urbana. Como complemento, se les enseñan habilidades básicas de inserción social, tales como redactar o hacer cálculos. "La obra es la escuela. Ahí lo que se enseña es lo que hay que hacer en la obra. Si hay albañilería, albañilería, si hay fierro, fierro. Son jóvenes que van directamente a la droga. Los captan, les pagan sueldo mínimo y los capacitan. Los monitores son los maestros antiguos: el viejo pedrero, que enseña las técnicas, el carpintero. Estuve un mes recorriendo unas 10 escuelas-taller".

Con esta experiencia, formó en Santiago una escuela taller, en el marco de las obras del Parque y la restauración de la Casa Amarilla junto a la Estación Mapocho. 130 alumnos aprendieron diversos oficios en terreno: jardinería, piedra, forjas de las rejas, albañilería, pintura y electricidad. "Fue una experiencia preciosa. Era muy bonito que hubiera maestros que enseñaran los oficios antiguos. También se formó una escuela-taller para rehabilitar los pabellones mineros de Lota, donde los jóvenes trabajaron recuperando maderas".


Los grandes desafíos

"Hay que seguir modificando la ley, generar más incentivos, preparar a profesionales en urbanismo y patrimonio en la universidad, a gente que entienda de patrimonio arquitectónico - afirma Barba-. La Ley de Urbanismo está durmiendo en el Congreso. Es muy general. Sólo zonifica. Hay que pasar de la zonificación a la definición de los barrios. Y están los instrumentos para hacerlo. Hoy al MINVU se le olvidó el urbanismo, sólo están preocupados del tema social. El tema ciudad está abandonado. Salvo algunas iniciativas como la de los 200 barrios que van a recuperar. Hay que ver qué pasa".

El arquitecto destaca también la importancia de que no quede sólo a merced del municipio lo que pasa en las comunas, como ocurre actualmente. Sobre todo considerando el riesgo para los municipios más pobres, que son más vulnerables a las presiones económicas. Uno puede hacer de todo: cosas nuevas y recuperar patrimonio. Y en ambos casos puede obtener beneficios. Todo depende de la visión de la persona que está a cargo y, en general, no hay nadie a quien le interese. Es necesario un cambio cultural. Que la gente empiece a interiorizarse de estos temas y a exigir de sus autoridades que hagan cosas que les convengan como vecinos".

En este sentido, recalca la necesidad de contar con personas capacitadas para hacerse cargo de estos temas en los municipios. "Hay que generar conciencia entre los profesionales de los municipios. Todo parte en la municipalidad. Tenemos que exigir que nuestros alcaldes y concejales sean personas más cultas. No puede haber un alcalde inculto. Una persona que maneja una empresa de servicios con un presupuesto de 9 mil millones de pesos anuales, no puede ser un inculto". Paralelamente, Barba aboga por la necesidad de modificar la Ley Orgánica de Municipalidades, "porque además tienen un poder excesivo: son amos y señores". Como un buen ejemplo de gestión municipal nombra al alcalde de Recoleta, Gonzalo Cornejo, quien a través del programa "Recoleta ponte bella", ha habilitado plazas y proyecta realizar un paseo peatonal en Pío Nono.

Otro desafío relevante es la descentralización. "Es inconcebible que el 30% de la población de Chile viva en Santiago. Eso es alguien que nadie ha tomado en serio", señala. Y respecto al tema símbolo de la crisis urbana de la capital opina: "La gran falla del Transantiago fue que un grupo de tecnócratas del Ministerio de Transporte tomaron decisiones sin obedecer las recomendaciones de los expertos. Pero también es verdad que en los municipios nadie se interesó en el tema. "Yo fui a varias reuniones donde nos mostraron a todos, a los alcaldes, los planes del Transantiago, para que trabajaran con la gente y opinaran. Esa pega no se hizo. Yo nunca logré en Independencia que la gente se coordinara. Una vez más, falló la participación".

 
Subir
1 /  2 / 3 / 4 / 5 / 6 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: