Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 /  2 / 3 / 4 / 5 / 6 /
Noviembre 2007
Enrique Barba, arquitecto:
"Los buenos tienen que tomarse el poder" (continuación)

 

Decreto de emergencia

"La ley general de urbanismo no es una ley, sino que es un decreto con fuerza de ley. O sea, nunca fue discutida en el Congreso. Porque surgió de una emergencia, como es típico en este país. Esto fue el año '39, gracias al terremoto de Chillán y Talca. Entonces, ante la catástrofe, se dieron cuenta de que cada uno construía como se le ocurría", explica el arquitecto. "La ley reguló lo que se ha construido desde esa fecha en adelante. Y no dio respuesta lo que ya estaba construido". El vacío de la Ley de Urbanismo, fue llenado, en parte por la Ley de de Monumentos. "Por suerte, el Consejo de Monumentos se empezó a meter en áreas que debían estar en la ordenanza general de urbanismo y declaró Zonas Típicas, con lo cual se pudo proteger barrios como Bellavista y Lastarria, especialmente en lo que respecta a conservar las fachadas. Pero la Ley de Monumentos no incluye ninguna regulación de tipo urbanístico, porque no le corresponde. Por lo tanto, muchas veces protege, pero como no llega a definir normas, se impone el Plan Regulador de la comuna. Y normalmente, no se compatibilizan. Esto es un gran problema que persiste".

Para Barba, es fundamental, tanto como proteger el patrimonio, comprender que éste es una parte de la ciudad, dentro de la cual hay monumentos, barrios modernos, barrios antiguos. "Yo tenía esperanza que esto se ordenara un poco con la institucionalidad cultural. Pero no pasó nada". En su opinión, "lo ideal sería que el Consejo de Monumentos se hiciera cargo de los monumentos, exclusivamente, y que todas las Zonas Típicas se incorporaran dentro de las Zonas de Conservación Histórica, dependientes de los planes reguladores comunales. En este momento se produce un doble trámite, además poco eficiente, porque para intervenir una zona típica dependes tanto del Consejo como del Municipio. El plan regulador tiene que contemplarlo. El Ministerio está para controlar eso".


Permiso para sobrevivir

La única referencia que, hasta entonces, hacía la Ley de Urbanismo a los inmuebles de Conservación Histórica y a aquellos que son Monumento Nacional, se hallaba en el artículo 60 "que es para la risa - opina Barba- en el inciso 2º, ni siquiera en el articulado", en donde se dice que para poder demoler estos inmuebles, se debe contar con un permiso previo de la SEREMI de vivienda y luego el del municipio.

Las incoherencias están a la luz, en tanto el Consejo de Monumentos tiene la competencia sólo sobre los Monumentos Nacionales y, por otra parte, ningún plan regulador comunal contemplaba edificaciones de Conservación Histórica, por lo que en la práctica, en este caso, no había que pedirle permiso a nadie para demoler los inmuebles antiguos no declarados monumento por el Consejo.

"Nosotros la intervenimos en el año 2000 - cuenta el arquitecto-. Cuando tú querías remodelar una casa antigua, para darle un uso, te obligaban a usar la tecnología y la normativa de lo nuevo. Una casa de adobe o de madera no puede ser antisísmica ni anti-fuego, por lo tanto era tan complicado, que mucha gente prefirió botar esas casas y hacer un edificio o un galpón. Los cambios apuntan a reconocer que también hay edificios antiguos, que requieren otra mirada y otra norma constructiva. No pueden exigirte, por ejemplo, estacionamiento adentro del mismo restaurante que quieres armar en una casa antigua. Tendrías que botar la fachada. Con esta modificación a la ley logramos que el inspector de obras tenga la facultad de eximir a un local o edificio remodelado del requisito de tener estacionamiento en el mismo predio".

 
Subir
1 /  2 / 3 / 4 / 5 / 6 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: