Daniel Muñoz tocando el pandero.
 
Daniel Muñoz junto a Mario Rojas durante el lanzamiento del Premio a la Cueca Chilena Samuel Claro Valdés.
 
+ Rescate
Entrevista a Mario Rojas.
Glosario cuequero
Los herederos de la cueca brava. ¡Videos!
Ver todo Rescate
 
Artículos Recomendados
- Roberto Parra: El alma de la fiesta.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda

Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
 


Daniel Muñoz enseña a tocar el pandero y los platillos

El guapo de los platillos

Amante, fanático, conocedor, cantor de la cueca urbana y productor de un importante disco del género, el actor Daniel Muñoz, muestra su desconocida faceta como magistral intérprete de los platillos y el pandero, enseñándonos su arte en el video que a continuación les presentamos. Su singular destreza para acompañar a los cuequeros con el ritmo de los platos de café, lo ha convertido en uno más del selecto mundo de los guapos de la cueca brava. Escoja sus platitos regalones o el tradicional instrumento hexagonal construido con tapas de bebida y apróntese para "llevar el pandero".

Por Paula Fiamma

Haz click en los íconos para ver el video
Daniel Muñoz tocando el pandero y los platillos.
modem

ancha

Fue en 1994, durante el montaje de El desquite, que el actor Daniel Muñoz se adentró en el mundo de la cueca y de la tonada, gracias a la amistad que entabló con el compositor de la música de esta obra, Mario Rojas. Desde ese entonces, Muñoz asiste tenazmente a los eventos cuequeros que se llevan a cabo en Santiago e investiga in situ, muchas veces cámara en mano, para conocer cada imbrincado detalle de este extenso universo. Incluso produjo junto a Rojas el disco Los Chileneros en Vivo, hito dentro de la historia de la cueca urbana. Además planea realizar un documental, cuya línea argumental aún no hila.

Los platillos que utiliza Muñoz son de Loza Penco y se los regaló don Raúl Oliveros, eximio intérprete de este "instrumento", que imita el sonido de las castañuelas traídas desde España por nuestros colonizadores. El actor advierte que "deben ser sin baranda", es decir, la parte inferior no debe tener borde para asentarse, ya que con los golpecillos constantes los dedos se dañan. Muñoz todavía no alcanza la experticia de don Raúl, quien es capaz de hacer malabares con los platillos golpeándolos contra la cabeza, el lomo, los codos o las rodillas, acercando este arte a un verdadero espectáculo.

El pandero, asegura Muñoz, debe ser celosamente guardado. El actor lo envuelve en un pañuelo rojo de seda, que también compone parte de la indumentaria cuequera, en la que no puede faltar la chaqueta.

En sus andanzas Muñoz ha registrado cada dato o pista sobre la herencia andaluza del pandero. Así, asegura, encontró uno de forma hexagonal en un restaurante de comida española ubicado en Bellavista, exactamente igual al que se ultiliza para interpretar la cueca.

Con sólo mirar al actor y, ahora profesor, queda claro que sus dotes como artista lo ayudan a adentrarse en el papel de un guapo de la cueca urbana. La mirada fija y concentrada en la voz y en los tiempos musicales, el entrecejo levemente fruncido, los labios tensos para pronunciar bien cada frase. El alma entera concentrada en los versos con los que se entra y se sale del desafiante canto a la daira, el que para los sabios de esta tradición, es realmente un duelo sin cuchillos.

 
< 1 >
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del