Carátula del disco Cuecas del Tío Roberto.
 
+ Rescate
Entrevista a Mario Rojas.
Glosario cuequero
Encuesta a expertos: Las mejores cuecas.
Ver todo Rescate
 
Artículos Recomendados
- Roberto Parra: El alma de la fiesta.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda

Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Mayo 2005


Conversaciones con el Tío Roberto Parra

El camino al puerto de San Antonio (continuación)

Llegó la Violeta de Europa -yo iba a ir a Europa con ella pero no fuí na'-.
Era un dieciocho de Septiembre y yo andaba con la Violeta y la Hilda, tomando, y con una mina muy linda, una amiga mía, la Olguita. Cuando me dice la Hilda:
- Fíjate que anoche mataron al Tatá.
- ¿Pero cómo puede ser? -le dije.
- ¿Y adónde?
- En San Antonio.

Entonces, por aquí por allá, después, yo firmo un contrato para un pueblito que se llama Leyda. Llego allá, y -como me gustaba tanto el hueveo- no le canté nada al gallo que me contrató. Me dediqué a puro huevear en otras fondas.
Muy bien vestido andaba yo.
Cuando me tenían que pagar, no me pagaron ni cobre, quedé botao. Desperté con mi guitarra, tapado con unas palmeras. No había ni una fonda, era un peladero. ¡Chuucha! ¿Y pa dónde cortar? No me podía orientar. Estaba el día nublado, chispeando. ¿Qué cresta hago aquí con la guitarra? Y tapándola, pa que no se mojara mucho.
De repente, detrás de unos tambores, entre unas tablas, había tres ñatos ahí. Cuando me vieron, me llamaron. Y conocí la voz yo. Que no va a ser Peña y Lillo que llegó por aquí, pensé. Y era él. Un amigo mío.
Éste había cantado los tres días en la fonda y le habían pagado. Y de regalo, el dueño de la fonda, le había dejado como medio barril de chicha, y seis botellas de aguardiente, pa que tomara con otros viejos que le ayudaron a armar y desarmar la fonda. Les pagó y les dejó eso en regalo.
- ¡Ven pa'cá Parra!
- ¿Qué estai haciendo aquí Peña y Lillo, huevón. A mí ni me pagaron. El huevón del Churrasca, ese fue el que no me pagó.
Me había portado "más o menos" yo. No me dieron ni cobre.
Así que entre cuatro tenían un fuego ahí, y algo pa comer y harto trago pa tomar.

Después que se acabó el trago: ¿qué vamos a hacer?
- Vamos pa San Antonio, yo conozco allá. Tengo unos familiares y una mujer, dijo Peña y Lillo.
- Vamos.
Fuimos hasta la estación de a pie. Ahí pescamos una micro, y a San Antonio los boletos.
Llegamos como a las diez de la noche.

                         
|
|
3
| |
|
|
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del