Carátula del disco Los tiempos de la Negra Ester.
 
+ Rescate
Entrevista a Mario Rojas.
Glosario cuequero
Encuesta a expertos: Las mejores cuecas.
Ver todo Rescate
 
Artículos Recomendados
- Roberto Parra: El alma de la fiesta.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda

Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Mayo 2005


Conversaciones con el Tío Roberto Parra

El camino al puerto de San Antonio (continuación)


Quedé solo en el circo yo, me quedé en ese pueblito de Lanco pa' dentro. Y él se fue a Puerto Montt.
Después volvió al circo, con los cortes de género y plata, como sabía que yo andaba muy mal. Me quería mucho.
Tuve un enamoradón de una niña, de la Elba, en un pueblito que se llama Cunco. Después iban a pasar a Argentina. Y ahí me quedé del circo yo.
Éste siguió en el circo haciendo empresa.
No supe más de él... me vine solo. Pasé por Chillán...
Me vine a Rancagua. En el camino encontré a dos compadres. Malulos los huevones. El Borracho y Juan Leyton. Son viejos ahora. Tocaban muy lindo, pero eran malulos. Si usted los miraba, sacaban la "tonta güena" y se la metían no más, callados, y se iban.
Llegando a Rancagua, yo por dármelas de choro con ellos, me fuí en una gran mentira. En el tren no podían seguir. Los estaban esperando los tiras. En la micro na' tampoco.
- Nos vamos de a pie, dijeron.
- Yo me voy con ustedes, dije yo.
De a pie, de Rancagua para acá, sin ningún motivo, medio curaos.
Ya cuando íbamos lejos... ¡chuta! si llegamos a Santiago de a pie. ¡Los huevones buenos pa andar! Y conversando: a quién iban a asaltar, y todas esas huevás.
- ¿Y a este huevón adónde lo vamos a dejar en Santiago?
- Te vamos a dejar en la casa de un amigo -me dijeron-. Donde el Tatá.
Fíjese, "dónde el Tatá", mi amigo.
- ¿Y adónde está?
- Está donde la señora Mena, una pensión.

Llegamos a Santiago, y era verdad. El Tatá los conocía.
Pero eran malulos los huevones.
- ¿Y qué anda haciendo aquí compañero?
Otra vez nos juntamos.
- ¿Que anda mal?, me dijo. Súbase a la pieza, no puede ni con los zapatos. Si quiere puede dormir un rato, ¿o quiere tomar un poco de vino? ¿Le paso ropa?

Él conocía San Antonio. En ese tiempo estaba yendo a tocar a San Antonio.
Y me convidó para allá.
Pero yo le dije que estaba muy ocupado.
Lo perdí de vista otra vez.

                         
|
2
| | |
|
|
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del