Nano Núñez
 
+ Rescate
Entrevista a Mario Rojas.
Glosario cuequero
Encuesta: ¿Cuál es su cueca preferida?
Ver todo Rescate
 
Artículos Recomendados
- Roberto Parra: El alma de la fiesta.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda

Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Mayo 2005


Testimonios de Nano Núñez

La voz de viejas tradiciones (continuación)


2000

Levanto el vaso de chicha y miro a través de la puerta de vidrio de El Colchagüino hacia la Avenida Libertador Bernardo O'higgins. El marco muestra una vorágine agresiva de colores eléctricos, colores que hace unos diez o quince años ni siquiera existían, son las fosforescencias, las estridencias del dos mil. En ese tramo, precisamente, los microbuses emprenden una carrera impetuosa hacia el poniente, luego de haber "carreteado" desde plaza Baquedano hasta la punta de diamante que enfrenta la Estación Central. Mientras Nano me habla de un tranvía tirado por caballos que recorría el mismo pedazo de calle donde tengo pegada la vista, descubro que mi imaginación tiene límites. Es imposible, no puedo imaginar esa ciudad de la que él me está hablando, ni siquiera con los ojos cerrados. ¿Cómo imaginar las corridas de toros que tenían lugar en la calle Toro Mazote con la Alameda, los días doce de octubre? "Al toro le ponían unas tremendas bolas de caucho en los cachos para que no hiriera al torero", cuenta Nano. A él lo llevó alguna vez su padre, cuando tenía unos cinco años de edad. Y corría mucha plata en las apuestas, dice.

Las peleas de gallo, las carreras a la chilena, los carretones adornados con flores que recorrían Santiago los dieciocho de septiembre, las picá', las casas de canto, las chicherías y los abrevaderos en cualquiera esquina... ¿Cómo? ¿Cómo imaginar una ciudad que no existe, que ha desaparecido sin dejar pistas?

Nano Núñez: "¿Y la carrera de carretones de mano? Que yo creo que no se ha hecho en ninguna parte. Partían de la Vega y atravesaban todo Santiago. Pesadito era, creo que eran 100, 120 kilos, no sé cuántos kilos eran los que ponían arriba y el premio era un carretón de mano nuevo y un terno. Y la primera cueca pa' bailarla con la reina".

La cueca chilena es una tradición quebrada, rota, es la "cueca rota" que Nano Núñez defiende y ama como un pedazo de su propia vida. Y cómo no, si Núñez es la voz de antiguas tradiciones que quedaron atrapadas entre viejos y gastados muros de un Santiago que no quiere ser recordado.

Miro a Núñez a través de un vaso de chicha que sostengo en la mano y pienso que la magia que nos envuelve es irrepetible, y definitivamente privilegiada para mí. Tengo la fortuna de contar con la amistad de este mago, que por segundos me permite romper una barrera tácita entre tiempo y espacio para transitar por una dimensión de la chilenidad con la que he escogido identificarme para siempre. Claro, somos los rotos, los iluminados actores de la marginalidad social, los que de una forma u otra siempre buscaremos el modo de componer, de narrar, de escenificar, de reconstruir este mundo de arrabales, la fiesta ceremonial y peligrosa de la vida alegre chilena, la más profunda, aquella que la mayoría no quiere recordar, aquella que nos hace únicos y universales.

¡Salud Nanito Núñez! Gracias por su amistad.

(*) Almirante Latorre es el nombre que recibía la Alameda de las Delicias desde la Estación Central hacia abajo. Hoy, es la conocida Avenida Libertador Bernardo O'higgins.

- El Barrio
- La cueca
- Raconto
- 2000

                 
|
| |
4
|
5 >
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del