Nano Núñez
 
+ Rescate
Entrevista a Mario Rojas.
Glosario cuequero
Encuesta: ¿Cuál es su cueca preferida?
Ver todo Rescate
 
Artículos Recomendados
- Roberto Parra: El alma de la fiesta.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda

Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Mayo 2005


Testimonios de Nano Núñez

La voz de viejas tradiciones (continuación)


La cueca


"Aquí, se juntaban músicos y cantores, lo mejor del barrio, de la ciudad entera, a comer pernil y arrollado, beber, cantar", dice Don Segundo, el dueño de El Colchaguino. Ahora ya no es así, los grandes cantores ya no están, y los que van quedando: muy ancianos para visitar bares.
Sólo Nano, quién más, tiene la fuerza y la voluntad intactas para pasar la tarde caminando por calles y pasajes, visitando conventillos que ya no existen, ex "casas de niñas" y "picadas", que desaparecieron aplanadas por un bulldozer hace apenas unas semanas. Y la energía vital para llegar hasta aquí y seguir conversando del tema que nos apasiona y nos une. Porque el barrio, la infancia, las calles, todo, no es más que una simple excusa, un preámbulo, un marco referencial para sambullirnos en el gran tema de nuestras vidas: la chilena, la cueca chilena, la más tradicional y urbana de las cuecas, la "cueca brava" de Nano Núñez.

Nano Núñez: "...los cités, los conventillos, las chicherías, por ejemplo, por Ecuador pa' bajo, empezando por Pancho Cauceo, la pensión Maipú, la señora Trini, las Condenadas, las Peñascazos, la Gancha, la Zoila Culebra, el Loco Alfredo... Esto era cuando corría el carrito a caballo desde la punta de diamante hasta la calle Amengual. Las Peñascazos eran unas mujeres que tenían una picá. A otras les decían las Condenadas y otra la Zoila Culebra.

Ahí llegaban mujeres, que les gustaba la zandunga, eran "picás de la araña". Porque la picá, no es sólo un lugar, también es una mujer, que no es del ambiente, pero que toca la guitarra y "le hace al ambiente", sin nombre de prostituta o qué sé yo, son "picás" solamente, agarran su lachito y qué sé yo, y cuando no llega uno llega otro... Por eso era peligroso, porque a veces se juntaba el uno y el otro y ahí es donde se formaban las mochas. Por eso que la cueca se ponía tan peligrosa".
Y es que estoy hablando con el autor de cuecas más importante que ha tenido Chile durante los últimos sesenta años -mínimo-, un defensor tenaz de su tradición citadina, la cueca de "barrio bravo", la "cueca brava".

"Esta es la única cueca, la urbana, la cueca brava. No hay otra", dice Nano con determinación y algo de soberbia. Aseveración que incomoda a quienes quisieran ver nuestras raíces culturales y nuestras tradiciones solamente asociadas al ámbito rural.

Si he entendido claro todos los relatos y versos de Núñez, era mucha gente, pero muchísima gente, la que cantaba cueca en este sector -y en otros similares- durante las primeras décadas del siglo XX. Los hombres la tarareaban en grupos en las esquinas, los presos en las cárceles, los niños cantaban versos en las escuelas pobres, en los juegos callejeros, las noticias más recientes se transmitían boca a boca en coplas -porque no faltaba quien compusiera versos relativos a tal o cual situación del acontecer y muchos los aprendían y cantaban en su actividad diaria.

Nano Núñez: "Donde tuvo más vigor la cueca, donde tuvo más fuerza, fue en la Vega, el Matadero, la Estación. Por ejemplo, en la Vega había un galpón grande, una vez al año, no sé qué día era, hacían una tremenda fonda, ahí es donde llegaban la flor de los cantores, partiendo por Mario Catalán que era de ahí. Llegaban cantorazos. Ahí los legos no se podían subir arriba, ¡qué se iban a subir! Los taitas, los taitas se subían para estar arriba. Y ahí el veguino echaba la casa por la ventana.Todos los días en la tarde, después de la faena, los carreteleros se juntaban a cantar, a cappella, cueca. Entonces se iban criando, gustaba la cueca e iban naciendo cantores. Si no había otra cosa. Y a la gente le gustaba la cueca.

Oiga, cuando me dicen que la cueca "reinó en los campos"... Yo le voy a decir que aquí, por Ecuador pa' bajo... un sesenta, un setenta por ciento de la gente cantaba. Mal o bien, pero cantaban... Sobraban los cantores de cueca".


Por eso la bautizaron
como "la cueca brava"
como reina del ambiente
también entre la rotada.

Barrio de "chupe" y de "monte"
roncaba el "pillo 'e baraja"
quién más mira, menos ve
el jugador con ventaja.

(N. Núñez. Autobiografía)

- El Barrio
- La cueca
- Raconto
- 2000

                 
|
|
3
|
4
|
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del