Revisa las portadas de The Clinic Album!
 
Más rescate

La historia de la lira popular

Departamento Textil Museo Histórico Nacional

Corrida Divina: La fiesta de Cuasimodo
Ver todo Rescate
 

Artículos Recomendados
- La gran vida del creador de las cuecas choras: Roberto Parra.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Agosto 2003


Patricio Fernández y Rafael Gumucio de The Clinic

Los herederos de la prensa satírica (continuación)

Son sólo dos ejemplos cualquiera de las punzantes morisquetas que han repartido a diestra y siniestra en su ya no tan corta vida. Como sea, The Clinic es hoy la revista más vendida del país, son 50 mil ejemplares por edición. La incorporación de un periodismo serio, que ha reemplazado los chistes por reporteos de investigación y buenos columnistas, ha pasado a convertirlo en un referente para muchos sectores. "Nos dimos cuenta, también, de que la risa no bastaba para develar y desbaratar las macabrerías del entorno", ha dicho Fernández. "Lo leen mucho en ámbitos de poder, en el barrio alto y bajo, los estudiantes. Nosotros somos parte de la tradición interrumpida del humor satírico en Chile, y aunque el humor es distinto al de antes, no por eso se separa de esta tradición".

- Sobre todo ¿es distinto el público?

- Sobre todo nosotros somos distintos, de partida no militamos en un partido ni tenemos una ideología clara, por lo tanto difícilmente podríamos predicar, más bien confundimos.


- También ha cambiado el público en poco tiempo. Antes del The Clinic era impensable que algo así tuviera tanto éxito…

- Sí. Chile ha cambiado mucho desde que salió el Clinc hasta ahora, no lo digo como un mérito nuestro. Sino que ha cambiado la reacción. Cuando salimos teníamos adoradores y enemigos mortales, gente capaz de matarte en la calle. Hoy día ya no.

- ¿Y a qué lo atribuyen?

- No es casualidad que se llame The Clinic y haya nacido cuando Pinochet fue detenido en Londres. Durante mucho tiempo Chile estuvo con un bozal y envuelto en una nube de terror. Eso duró bastante más que la dictadura. Eso duró hasta que Pinochet se convirtió en humano. Dejó de ser un símbolo y pasó a ser una persona enferma, detenida en un hospital afuera, como si fuera de Carne y hueso. En ese momento uno se da cuenta de que se pueden decir más cosas de las que se pensaba. Lo que surge de manera espontánea, el nombre, el tono, visto con criterio histórico no es casual.

- ¿De todas maneras, han tenido quejas, acusaciones, demandas, por parte de sus víctimas?

P.F: Hay poco rollo con los políticos ahora más que antes, porque tenemos más periodismo, pero en general se enojan pa' callao, porque es vergonzoso enojarse con un chiste. Por ejemplo si el aludido se enoja por la frase Longueira la tiene corteira, se metería en un lío. Para constatar la injuria tendría que presentarse ante un juez para demostrar lo contrario, sería un poco incómodo.

R.G: Recibimos menos quejas que El Mercurio

- ¿Se ha reanudado el hábito de la prensa satírica?

- Es el lento proceso de democratización del país.

             
|
2
| |
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina