Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 /
Mayo 2009
Cementerio Municipal de Chillán
Inmortales en el panteón

El Cementerio Municipal de Chillan conserva gran parte de la historia de esta ciudad cuya identidad está firmemente asociada a los terremotos que han arrasado con la ciudad y a los grandes personajes de la historia y la cultura de Chile, muchos de los cuales poseen sus tumbas en ese camposanto.


Revisa el álbum


Gusto alemán

El cementerio antiguo de Chillán estaba ubicado al oriente de la ciudad en los terrenos que actualmente ocupa la Población Juan XXIII. En ese mismo lugar se emplazaba el cementerio Alemán, con su monumental mausoleo.

Posteriormente el Cementerio fue trasladado a la Avenida Dr. José María Sepúlveda Busto, que en dirección al oeste se convierte en el camino a la costa. Este emplazamiento actual se debe a la donación de parte del fundo Bureo, de la Sucesión Vicente Pérez Penroz, a la Junta de Beneficencia Pública, acreditada el año 1899, aunque unos doce años antes ya se ocupaban esas tierras como lugar de entierro. El encargado de construir el nuevo recinto fue el ciudadano alemán, Don Gustavo Saenger.

En el frontis del Cementerio, de más de cien metros de largo, se encuentran rejas y portones de hierro forjado importados desde Alemania, por el entonces Director de la Beneficencia Don Federico Kell, quién además, importó algunos árboles que, junto a otras especies autóctonas configuraron un amplio parque, hoy bastante disminuido debido al uso del terreno en pasajes y mausoleos. Abetos, pinos, araucarias, tilos, palmeras, encinas y varias especies de ciprés alemán conforman dan sombra a sus visitantes. Ornamentan el parque varias estatuas de mármol realizadas en Alemania e instaladas en 1860.

En un comienzo el Cementerio estaba a cargo de la Junta de Beneficencia Pública, posteriormente llamada Servicio Fusionado. El año 1982, el 1° de marzo, fue traspasado desde el Servicio de Salud Ñuble a la Ilustre Municipalidad de Chillán.

El registro del cementerio certifica que la primera persona sepultada fue Doña Juana Aqueveque y el primer mausoleo construido pertenece a la familia Ramírez Ham.

Tierra de gigantes

Chillán es un enclave singular, cuna de grandes de nuestra historia y cultura, como el Padre de la Patria, Bernardo O¨Higgins (1778); el Sargento Aldea (1853), que da nombre a una plaza de la ciudad; el famoso pintor Pacheco Altamirano; la destacada escultora Marta Colvin (1907); la escritora Marta Brunet (1901) y el escritor Volodia Teitelboim (1916); el prócer de la aviación chilena, Comodoro Arturo Merino Benítez (1888); el pianista Claudio Arrau (1903); el cantante lírico de fama mundial, Ramón Vinay (1911) –“el Otelo inmortal”; Eduardo Parra, más conocido como Tío Lalo -cuyos hermanos Nicanor y Violeta nacieron en las aledañas localidades de San Fabián de Alico y San Carlos, respectivamente. No sólo por su impronta independentista y creadora, sino también por las sucesivas destrucciones y reconstrucciones motivadas por varios terremotos de magnitud considerable que tuvieron lugar en 1751; en 1835; en 1939, cuando se destruyó casi totalmente la ciudad y murieron cerca de 30 mil personas; en 1953 y en 1960.

Entre los personajes considerados propios por los locales, se cuentan también el General Pedro Lagos (1832) y el cantautor Víctor Jara (1932), nacido en el pequeño poblado de Quriquina, a 20 kilómetros de Chillán. En el Parque de los Artistas, ubicado en el primer patio del Cementerio Municipal, descansan los restos de Arrau, Vinay, Helga Yufer y Marta Colvin. Y ahora, también, los de su fallecido Hijo Ilustre, el Tío Lalo, cuyos funerales, el pasado 6 de abril, sacaron a la calle a todos los chillanejos, que quisieron despedirse del cantor y folclorista.

Víctimas de una tierra intranquila

Gran parte de los fallecidos no identificados, víctimas del terremoto que terminó con la vida de 24 mil personas en 1939, fueron sepultados en una fosa común que hoy es un símbolo de muchas familias destruidas que nunca supieron qué ocurrió con sus deudos.

Un monumento realizado por la pintora, escultora y ceramista, Helga Yufer Kowald dedicado a la memoria de los muertos de 1939, se instaló a un costado de la fosa común ubicada en el Tercer Patio.

Memoria y turismo

Para poner de relieve el valor histórico del Cementerio y potenciarlo como un espacio turístico la Municipalidad de Chillán proyecta incorporarlo a los circuitos para conocer la ciudad, para lo que se planea mejorar la señalética e implementar el servicio de guías. Un avance será la incorporación de la visita a la tumba de Claudio Arrau al recorrido “Por la huella de Arrau”, el cual será lanzado próximamente. Este paseo considera espacios claves vinculados a la vida del artista, finalizando en la, teniendo como término del recorrido su sepulcro.

Paralelamente, se en el centro de gestión turística del Municipio se trabaja en un catastro de los monumentos que existen en la ciudad, donde uno de los espacios fundamentales que se considera es el camposanto.

Fuente: Biblioredes y Diario La Discusión

 
Subir
1 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita. Las opiniones expresadas en esta entrevista son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Nuestro.cl
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: