Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 /  2 / 3 / 4 / 5 /
Enero 2007

Fernando Basilio, arquitecto del Centro de Estudios Científicos (CECS)

"Además de responder a los requisitos científicos, este espacio propicia situaciones mágicas" (continuación)

 

El péndulo de Foucault

La nueva construcción, una obra moderna, que cumple con altos estándares científicos de acondicionamiento y que conecta dos edificios patrimoniales, envolviendo a la reciclada antigua lavandería del hotel, constituye una obra única en Latinoamérica. Su acceso, el hall central, ostenta una altura de nada menos que 14 metros. Desde el cielo cuelga, de un cable de acero, el péndulo de Foucault, que además de una espectacular instalación artística cumple funciones específicas tales como la realización de pruebas de calibración. Esta gran entrada conecta, por su interior, todas las dependencias del Centro.


Burbuja estéril

El edificio alberga un bioterio, en donde viven los ratones utilizados para la experimentación, no sin las directrices de un Comité de Bioética que vela por el correcto trato a los animales. "Fue muy difícil de hacer por lo riguroso de las exigencias científicas, para lograr las condiciones ambientales óptimas", explica el arquitecto.

Su diseño tomó referentes internacionales de instalaciones afines en universidades de Estados Unidos, y en Buenos Aires, los que fueron visitados personalmente por el arquitecto. "Nadie puede entrar salvo los expresamente autorizados: un par de investigadores y las personas que trabajan directamente ahí. No pueden tener animales domésticos. Para entrar siguen pasos rigurosos, tienen que desprenderse de su ropa, ducharse como una hora, y forrarse entero con ropa estéril Es una burbuja que no puede ser perforada. Si se contamina es una tragedia, se pierden años de investigación. Por eso el control es súper riguroso. Todo está monitoreado por cámaras de video, salvo la ducha".

Extensión hacia el espacio público

La construcción del SECS ha contribuido de paso, notablemente, a la recuperación de la costanera, centro del turismo en la ciudad, donde antes se ubicaban estacionamientos por hora, lubricentros y locales comerciales afeaban el entorno y que debieron abandonar el lugar. En la misma línea, tienen previsto solicitar y colaborar con Sernatur para el traslado de su oficina de información, ubicada justo al frente, en la orilla misma del río, cuyo edificio interrumpe la vista y desmejora la estética. "Le vamos a proponer al director de turismo que esta oficina sea un barco en el agua", explica Basilio.

Por si fuera poco, el mismo Basilio donó el proyecto para hacer de las tres cuadras de la calle Libertad, que une la Plaza de Armas con el río, un paseo peatonal, que se construyó gracias a un concurso del Programa de Recuperación de Espacios Públicos Patrimoniales.

 
Subir
1 /  2 / 3 / 4 / 5 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: