El arquitecto Fernando Basilio junto a un profesional de su equipo.

+ Rescate
20 aniversario de la SCD.
Cuartas Garciadas Cañetinas.
Indígenas para la foto.
Ver Más
 
Te recomendamos
- Fotografías de la exposición
Rostro de Chile.
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
1 /  2 / 3 / 4 / 5 /
Enero 2007

Fernando Basilio, arquitecto del Centro de Estudios Científicos (CECS)

"Además de responder a los requisitos científicos, este espacio propicia situaciones mágicas" (continuación)

 

"He tenido que estudiar y aprender mucho, investigar, visitar -cuenta el arquitecto-. Pero más allá del aprendizaje hay una relación de mucho cariño y amistad con la gente de aquí. Además, mi padre, Carlos Basilio, es un médico que dedicó su carrera a la investigación en fisiología y fue maestro de muchos científicos que están aquí. Desde niño yo deambulaba por laboratorios, por lo que el olor y la parafernalia me son familiares. Eso se queda pegado en la piel".

Por los pasillos de este Centro, que mantiene permanente relación con universidades e instituciones científicas de Chile y el mundo, transitan, junto a los estudiantes, investigadores de gran trayectoria, incluido el estadounidense Frank Wilczek que obtuvo el Premio Nobel de Física 2004, en conjunto con sus compatriotas David Gross y David H. Politzer.


Patrimonio de avanzada

La recuperación de edificios antiguos, de valor arquitectónico e histórico, para generar un nuevo espacio, dedicado a la avanzada de la investigación es, sin duda, un acto privilegiado de actualización y proyección del patrimonio. En este caso, Basilio restauró y rehabilitó, sin mayores modificaciones estructurales, el antiguo Hotel Schuster, construido en 1912 y emblemático del paisaje valdiviano de la segunda década del siglo XX, el cual se encontraba abandonado desde hace dos décadas y en peligro derrumbe. También recuperó la antigua Casa Schuler, del mismo año que el hotel y unificó ambas construcciones a través de un volumen moderno.

El Hotel Schuster, el más grande de la ciudad, construido en madera y forrado de planchas de fierro estampadas con un relieve similar al de las tejas características de las viviendas chilotas, fue la primera sede del CECS cuando éste se mudó de Santiago a Valdivia, en el año 2000. Tras ser habilitado, de acuerdo a sus características, inherentes a una antigua edificación de madera, tales como el desnivel de los pisos y la hinchazón de las puertas, no era viable para laboratorios e instalaciones de alta precisión por lo que se destinó a las oficinas de los investigadores principales, salas de seminario y cafetería.

 
Subir
1 /  2 / 3 / 4 / 5 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: