Haz click para ver + fotografías
Medalla fabricada en 1992 para conmemorar los 450 años de la Fundación de Santiago.
En su reverso (abajo), la medalla muestra algunos de los edificios emblemáticos de la ciudad de Santiago, como el Correo Central, el Museo Histórico, la Municipalidad de Santiago, la Catedral, el Museo Precolombino, el Teatro Municipal, el Palacio de Moneda y la Estación Central.
 
Haz click para ver + fotografías
 
Más rescate

Descubrimiento de América: La historia cuestionada

Vistiendo nuestra prehistoria

Pregoneros de Santiago

Ver todo Rescate
 

Te Recomendamos
- Museo de Arte Precolombino
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Noviembre 2003


Juan Manuel Casanueva, coleccionista de medallas

La memoria del metal (continuación)

Pasión Heredada

La colección que su padre comenzara en 1950 fue heredada por el hijo, quien la ha incrementado sumando a la fecha más de 3000 piezas. Un hobby que encuentra sus antecedentes en el clásico afán coleccionista infantil, pasando por las bolitas y las estampillas. Varias son las vias para adquirir nuevas medallas. A través de los catálogos, entre los que destacan aquellos realizados en Suiza por la Unión de Bancos Suizos, los aficionados pueden comprarlas por correo, mientras que los remates son una de las instancias más entretenidas. Internet es otra opción, al tiempo que no faltan los vendedores que llegan hasta las oficinas de los coleccionistas a ofrecer su mercancia. "Hay libros muy interesantes, como "Medallas de Chile" de José Toribio Medina, allí uno ve medallas y luego intenta buscarlas"

Los primeros ejemplares fabricados en Chile corresponden a las llamadas "medallas de juras" grabadas en bronce, plata y oro en las distintas ciudades de América para la ceremonia de juramento de los reyes de España. "La primera que se hizo aquí fue aproximadamente en 1740, cuando juró Carlos III. En las colonias se hacía una réplica de la ceremonia de la Corona. En Santiago, esto se hacía en la Plaza de Armas, y las medallas se lanzaban al público"

La antigüedad, la escasez y el buen nivel del diseño y el grabado, en ocasiones realizado por destacados escultores medallistas de fama mundial, son aspectos que inciden en el valor de una medalla. Sin embargo, su importancia radica en el momento histórico que representan. "Las medallas no tienen en sí un gran valor material. Lo que interesa es su significado, que puede ser conmorativo o condecorativo" Aunque las hay de oro y plata, la mayoría son de bronce y cobre. En Chile se hacen en la Casa de Moneda o bien las fabrican particulares de larga trayectoria, como Millet, Leiva o Pazos. "Las más interesantes son las de la Casa de Moneda y el costo de su reproducción no es alto. Lo caro es el diseño y el cuño"

Si alguien cree que aquello de acuñar un momento histórico en un trozo de metal, es una tradición extinguida, se equivoca. Cada vez que un Presidente de Chile asume el mando, se manda a hacer una medalla que en una de sus caras muestra el rostro del nuevo Presidente, mientras que en el anverso puede apreciarse el Palacio de Moneda con la inscripción del período presidencial correspondiente. Una tradición que ha sufrido escasas innovaciones. "Allende modificó su medalla, y en lugar de la Casa de Moneda puso a un grupo de obreros" Y si el Centenario arrojó una espectacular serie de medallas, para el Bicentenario, las expectativas de Casanueva no se centran en los metales. "Yo enfatizaría las obras de rescate y restauración de patrimonio arquitectónico y urbano. En vez de megaproyectos, yo dotaría a cada ciudad, a cada pueblo, de una plaza bonita, una calle bien conservada, una casa significativa."


 
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina