Ir a Lindura Criolla
 
+ Lindura Criolla

Los bellos anónimos: Entrevista con Paz Errázuriz

Secretos de belleza
Publicidad para la mujer de antaño

Vanidades precolombinas

Retrato al paso: Dibujante en la Plaza de Armas

Ver todo el Especial
 
Te Recomendamos
- Un siglo de Moda: Historia del vestuario femenino en Chile.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda

 

Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Octubre 2004

Miss Café con Piernas

Todas íbamos a ser reinas (continuación)

Al frente, en otro café de la misma empresa, está Katy. Ella tiene 21 años y desde los 15, además de estudiar, trabaja aquí. Sin embargo, es la primera vez que se presenta a la elección de reina y está segura de que "aunque está fuerte la competencia", la ganará una niña de su empresa.

"Está claro. Somos lejos mejores, es otro trato, otro nivel, aquí se preocupan de todo". Según ella, no sólo la belleza, sino sobre todo la sensualidad es lo que importa: "Hay gallas bonitas pero re toscas". A Katy definitivamente le encanta este trabajo, cuyo fuerte monetario se encuentra en las propinas. "Sigo en esto. Me voy a retirar cuando ya no tenga nada bueno".
Para entonces espera contar con su título de Administración de Empresas, que está cursando en un instituto. Con respecto a las motivaciones de los clientes del café, que bien podría funcionar como discoteca, dice que son variadas: "algunos vienen a mirar, otros a que los escuches un ratito y también los frescos, a ver si pasa algo contigo".


En la calle Teatinos está el café donde hace dos años trabaja Andrea. Ella no terminó el colegio, llegó sólo hasta segundo medio y desde entonces se ha ganado la vida en este oficio, con el apoyo de su familia.
"Si trabajara en un cabaret, algo así, sería distinto, acá no pasa nada. De repente podemos coquetearles, hacerles cariño, pero nada más", se defiende al preguntarle sobre la mala fama de estos lugares. En gran parte los ingresos dependen del estado de ánimo, asegura. "Cuando uno está cajoneada, no tiene ganas de atender, no te dan propina. A mí me han dado cien pesos", dice la coqueta mesera. Con respecto a sus posibilidades en el concurso de belleza, Andrea considera que son escasas, ya que "hay que ser realista", y entre sus contrincantes "hay las medias minas".
         
|
|
3 >
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del