Ir a Lindura Criolla
 
 
+ Lindura Criolla

Los bellos anónimos: Entrevista con Paz Errázuriz

Secretos de belleza
Publicidad para la mujer de antaño

Vanidades precolombinas

Retrato al paso: Dibujante en la Plaza de Armas

Ver todo el Especial
 
Te Recomendamos
- Un siglo de Moda: Historia del vestuario femenino en Chile.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Octubre 2004

Miss Café con Piernas

Todas íbamos a ser reinas (continuación)

Es mediodía de un jueves cualquiera en el centro de Santiago. Pero al interior de los cafés con piernas, en la oscura nube de humo y su estridente banda sonora, la noche se instala escondida del ajetreo laboral capitalino. Sin más tiempo que el de tazas, miradas, risas, conversaciones y uno que otro toqueteo. Sin más quehacer que la generalmente amistosa, comunión entre la solitaria clientela masculina y la piel desnuda de las exuberantes señoritas de la barra. Pechos y nalgas prominentes, cuyo atractivo es directamente proporcional al nivel del local, cubiertas de mínimas tangas fosforescentes, son protagonistas indiscutidas de un ritual de compañía, que ya forma parte del itinerario patrimonial de la ciudad. La elección de Miss Café con Piernas, cuya gran final se realiza el 4 de Noviembre, en la discoteque Delfos, es el motivo de nuestro recorrido.

Buscamos a algunas de las candidatas, de los distintos cafés, que sueñan con el cetro máximo de Miss Silueta, y llevarse medio millón de pesos, o al menos el título de Miss Piernas, Miss Busto o Miss Colita.

Queda claro, a poco andar, que en esto, como en todo, hay clases y categorías. Y es notable la diferencia, en cuanto a atributos personales, entre las camareras de un local y otro. La conclusión no es difícil: en los "buenos cafés" donde las chicas cuentan con solarium y gimnasio a su disposición, son más hermosas, de mejor nivel cultural y reciben propinas generosas sin necesidad de "atenciones especiales". En los locales de más bajo pelo, en cambio, los poco estilizados cuerpos de las camareras adquieren un aura decadente, en el precario escenario del café, donde se suceden escenas de besos y caricias a cambio de unas pocas monedas más. Es un mundo amplio, que transita desde la alegre coquetería de las bellas muchachas del café Ikabarú, en las galerías comerciales del Portal Fernández Concha, hasta la penosa sordidez de los cafés de Teatinos. Nuestras amables candidatas, en todo caso, disfrutan de su trabajo sin complejos.

Jocelyn terminó la educación media y es bailarina de danza árabe. Además ha hecho promociones, desfiles y otros trabajos como modelo. Hace dos meses entró al café, "por curiosidad más que nada", y asegura que "es bastante rentable". Lo que más le motiva del concurso es ganarse el dinero del premio.
         
|
2
|
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del