Carlos Jil, integrante de Los Afuerinos.
 
+ Rescate
Entrevista a Mario Rojas.
Glosario cuequero
Los herederos de la cueca brava. ¡Videos!
Ver todo Rescate
 
Artículos Recomendados
- Roberto Parra: El alma de la fiesta.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda

Rescate
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate...
Mayo 2005


Cuequeros de Valparaíso

Señoras y señores: con ustedes Los Afuerinos

Representantes de la ignorada cueca brava en los grandes escenarios festivaleros, Los Afuerinos, nacidos a principios de los 80 al alero de la porteña Universidad Federico Santa María, han cumplido, a través de la música y la investigación, un rol imprescindible en la proyección de esta tradición urbana. Conversamos con Carlos Jil, compositor, investigador y ex integrante del grupo.

Por Mario Rojas

Haz click en los íconos para ver el video
Los Afuerinos
modem

ancha

Nadie que tenga un conocimiento amplio de la cueca urbana, durante las últimas dos o tres décadas, puede ignorar que desde mediados de los ochenta Los Afuerinos han hecho historia con su trabajo de investigación, asÍ como con su indiscutible calidad instrumental y vocal. Públicamente hablando, el gran mérito de Los Afuerinos fue haber llevado la cueca brava a grandes festivales de la canción, en una época en que prácticamente habíamos perdido esperanzas de que esta expresión lograra un reconocimiento digno, más allá de la caricatura paternalista y distante del rotito pícaro, que reinaba entonces.

Los Afuerinos nace a fines del año 1983 en la Universidad Federico Santa María de Valparaíso. Un grupo de alumnos, ex alumnos y funcionarios de esta casa de estudios con talento para la música y el canto decide concentrar su trabajo en la interpretación de cuecas porteñas. Se trata de Dionisio Vera guitarrista y segunda voz, integrante del conjunto Almendral, dedicado al canto y danza de salón; Fredy Escobar, panderista, primera voz, discípulo de la señora Margot Loyola; Marcos Morales; folclorista, acordeonista desde niño y Héctor Morales, guitarrista, primera voz y director del conjunto hasta el día de hoy.

Pronto se integran Fernando Espinoza, eximio pianista con estudios desde los 7 años de edad, por entonces estudiante de Informática de la Universidad y Carlos Jil, guitarrista y segunda voz, quien era director del grupo folclórico de dicha casa de estudios. Juntos inician una fructífera labor de rescate de la cueca porteña, algo impensado en un momento en que ésta carecía de proyección, viéndose aplastada por el predominio de la cueca huasa, cultivada por gran cantidad de conjuntos. En un principio se llamaron Los Arrieros, y eran invitados fijos para animar las fondas dieciocheras dentro y fuera de la universidad.

     
< 1
|
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del