Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Perfiles...
1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 /
Agosto 2009
Sylvia Soublette Asmussen
Amor por la música

 

Es difícil resumir en un par de palabras la actividad que ha desarrollado la chilena Sylvia Soublette en la música nacional y latinoamericana. No sólo es compositora, cantante e instrumentista, sino que también se ha desempeñado con éxito en la formación de conjuntos, la dirección de coros, el montaje de obras y la enseñanza.


Actualmente volcada a la escritura de música y de sus memorias, repasamos algunos hitos y personajes clave de su vasta trayectoria, fundamentales para el desarrollo de la música nacional pero desconocidos por la amplia mayoría, y conversamos de la fuerte vocación que ha impulsado una carrera tan amplia como diversa y precursora en su ámbito.

En su carrera musical, Sylvia Soublette (Viña del Mar, 1923-) ha sido compositora, maestra, directora, intérprete y, desde muy niña, gran gestora: “lo que pasa es que yo tuve siempre una tendencia muy clara a la dirección, siempre he sido un poco como locomotora y no como carro, entonces me gustaba organizar cosas y enseñar. Desde chica, por ejemplo, yo juntaba a mis primos y los hacía cantar a todos, con distintas voces, y hacía arreglos”.

También ha sido una precursora. Yo fui precursora, en realidad, de que la gente hiciera música. Porque yo juntaba a la gente que era amiga, a la gente de mi edad y si yo sabía de alguien que tocaba un instrumento lo invitaba a la casa, hacíamos mucha música, entonces eso a mí me sirvió muchísimo.

Llama la atención, al repasar su biografía, su opción tan clara, temprana, decidida y sostenida por la música y su acercamiento desde los más diversos aspectos. Es cierto, y no diría que ha sido ‘perjudicial’, porque yo he tenido una vida muy rica y lo he pasado muy bien, pero si uno quiere realmente hacer una gran carrera uno debe dedicarse a una sola cosa. Pero como a mí me interesaban muchos temas, yo he visto todos los aspectos de la música, me he diversificado tremendamente.

Los coros y el maestro

Comenzó a estudiar canto cuando era una niña en la Academia Santa Cecilia, en Valparaíso, institución que, en ese tiempo, tenía un convenio con el Conservatorio de Música, “entonces para los exámenes venían comisiones y profesores de Santiago, era como estar en el Conservatorio, en realidad”. En forma paralela a estos estudios y al colegio, seguía también clases particulares de canto.

“Yo tuve una ventaja maravillosa porque en ese tiempo llegó a vivir a Viña del Mar Federico Heinlein, quien había sido ayudante de Erich Kleiber y que después se enamoró de Viña y se quiso quedar a vivir. Nos reuníamos un grupo de gente interesada en todo lo que era la literatura, la música, incluso la filosofía, todas esas cosas; nos reuníamos mucho y él era un poco el director de ese grupo. Por ejemplo, para que nosotros aprendiéramos estilo, él hacía una cosa bien interesante: nos juntábamos y él tocaba una obra en piano, o sino con un chelo o con un violín y nos hacía escribir qué nos parecía la obra, si nos parecía interesante, de qué período era, de qué estilo. Eso podrá parecer una tontera pero fue una cosa fantástica, porque nos ayudó enormemente a compenetrarnos de los estilos desde muy jóvenes”, recuerda. “Federico era muy amigo mío y él realmente fue mi maestro, porque yo ya había terminado el Conservatorio, pero una cosa es terminar los estudios y otra es la práctica, uno tiene que practicar como cualquier cosa. Toda la cultura general de la música, conocer por ejemplo la música alemana, los lieder, lo romántico, si no hubiera sido por Federico no hubiera llegado nunca a cantarlos como los canté. No sólo me explicaba las traducciones, sino que me obligaba a pronunciar un alemán perfecto y así pude enseñarles a mis alumnos después. Estoy muy agradecida de él porque fue una persona que puso todo su interés en mí, iba a mi casa a acompañarme para que yo cantara”.
 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
   Créditos  
 Patrocina:
 
 Ganador del: