Miguel Laborde
 
Otros Perfiles
Gabriel Salazar.
Gastón Soublete, el gran sabio de la tribu.
Fernando González Marabolí.
Ver todas las Perfiles
 
Te Recomendamos
- Templos de la memoria: Museos de Iquique.
- La identidad iquiqueña.

- Vivier en el desierto. Por Bernardo Guerrero.


Sitio Recomendado
- Templos de la memoria: Museos de Iquique.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Perfiles...
Octubre 2005


Miguel Laborde, historiador y columnista de Nuestro.cl

"Nuestras ciudades son mujeres con mala suerte" (continuación)

 

- ¿Cuáles son sus principales objetivos como profesor universitario de Urbanismo? ¿Qué espera transmitir y proyectar a los nuevos profesionales?

- No se ama lo que no se conoce. Mi tarea, en la docencia para alumnos de arquitectura, apunta a difundir la biografía de las ciudades chilenas, a que sepan leer y apreciar sus características, a darles herramientas para que su actuación futura en ellas -desde la arquitectura o desde el urbanismo-, sea más sensible con su identidad.

- ¿Cuáles son las ciudades más consolidadas de Chile de acuerdo a sus criterios?

- Todas son mujeres con mala suerte, de amores desgraciados. Fueron niñas preciosas, adolescentes ilusionadas, que terminaron en manos de tipos que no supieron verlas, tocarlas, tratarlas. Léase lo que fue Iquique hacia 1920, las fotos de la época. O la maravilla de Punta Arenas en esos mismos años; o Temuco en la juventud de Neruda, o La Serena antes del boom turístico. Hay que reconocer que muchas fueron violadas por los terremotos, y cuesta recuperarse de esa experiencia, pero no es la causa única. No hubo cariño por las ciudades hispanas, como Rancagua que alcanzó la perfección en su género. Talca y Curicó se afrancesaron con estilo, pero el resultado se desdibujó. Valdivia se exalta muchas veces, y me duele reconocer que es logro de una colonia extranjera, la alemana; no es mérito nuestro aunque ahora nos pertenezca a todos. Valparaíso me conmueve siempre, con su aire cosmopolita; tiene de los ingleses y de los alemanes, pero también prestancia cívica del Estado de Chile republicano y una poética popular que es patrimonio de todos. Por fortuna, las ciudades pueden tener una segunda oportunidad. Ser redescubiertas, acariciadas, regaladas... Es increíble, como dice una canción, "lo que hace un poco de cariño y nada más".
En las costas del norte habita el ave garuma que, misteriosamente, anida al interior, en el desierto. Para proteger sus huevos del sol brutal, se mantiene inmóvil todo el día, protegiéndolos con su sombra. Y en la noche los cubre, sin moverse, con el calor de su cuerpo. A nuestras ciudades les falta un gran Ave Garuma.

- ¿Qué aspectos destaca de la evolución urbana de Santiago?

- Positiva es la voluntad de orden, ésa que desde Pedro de Valdivia hasta el Centenario fue perfeccionando y modificando la ciudad original. De ahí en adelante faltó amor propio, se mezclaron tendencias y se arrasó con lo antiguo desfigurando su rostro. En lugar de una madurez asumida, con sabiduría y arrugas, se le metió mucho botox, mucha tintura, mucha silicona. Queda uno con las ganas de saber cómo sería sin esos agregados artificiales.

- Usted ha manifestado su creencia en el efecto positivo que puede lograr la celebración del Bicentenario en la puesta en valor de la ciudad por parte de los habitantes. ¿De qué depende que eso se logre?

- Chile es un país muy presidencialista, se mueve a ese ritmo. En este sentido, no cayó bien el cambio de gobierno; el Bicentenario quedó algo lejos del actual, y muy cerca del próximo. Por otra parte, "las fuerzas vivas" no se han movilizado por su cuenta, como ocurrió para el Centenario. En todo caso, creo que las capitales regionales, casi sin excepción, sí se han preparado por su cuenta. Ellas vivirán la celebración con más fuerza que en la capital. Lo que es una buena noticia, una descentralización sin orden presidencial.

- ¿Qué representa para usted su trabajo para Nuestro.cl?

Me siento a escribir como si se tratara de un blog. El saber que alguien escogió y entró al sitio, me genera una cierta complicidad. Es estimulante, la sensación de compartir ciertos intereses, la convicción de que a otro le va a interesar lo que uno encontró y le está comunicando. Eso, una sensación de comunidad, los amigos del patrimonio cultural de Chile.

         
|
|
3 >
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del