Luis Merino, Premio Bicentanario 2004.
 
Otros Perfiles
Benito Baranda
Sergio Martínez, historiador.
Benito Baranda
Marta Cruz-Coke, gestora cultural.
Benito Baranda
Raquel Barros Aldunate, folclorista.
Ver todas las Perfiles
 
Artículos Recomendados
- Sitio de la Asociación Chilena de Conservación del Patrimonio Ferroviario.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Perfiles...
Mayo 2004

Luis Merino:

Forjador de vida académica (continuación)

El recientemente galardonado con el Premio Bicentenario 2004, Luis Merino, actualmente ejerce como Director del Centro de Extensión Artística y Cultural de la Universidad de Chile.

Es un hombre al que se le nota su pasado académico por el modo en que combina rigurosidad y amenidad al expresar sus ideas. Asimismo, se adivina en él a una persona conciliadora y con ideas claras que le han permitido ejercer exitosamente altos cargos administrativos dentro de esta enorme y siempre bullente casa de estudios.

Ha sido en las artes de la Universidad de Chile donde ha desarrollado profesionalmente y ha dejado una huella en cuarenta años de dedicación exclusiva a dos temas que lo apasionan y conmueven: la música y la labor académica.

Por Beatriz García-Huidobro

- Usted ha sido profesor de musicología, Director de la Revista Musical Chilena, Director Académico de la Facultad de Artes, miembro de número de la Academia de Bellas Artes, Decano de la Facultad de Artes, Vicerrector Académico de la Universidad de Chile, entre otros cargos. Quisiera saber, ¿cuál de estas misiones que ha emprendido cree que fue la más gravitante para el jurado a la hora de tomar una decisión?

Yo diría que el conjunto. Haber pasado por administraciones locales y generales dentro de la Universidad, me permitieron adquirir una visión macro de esta casa de estudios.

- Y en el terreno personal, ¿cuál de sus labores ha sido la más gratificante y por qué?

Aunque parezca una respuesta diplomática, diría que todas. Inicialmente, mi carrera fue académica. Me dediqué, antes de viajar a realizar mi doctorado, a la docencia e investigación. Luego realicé complementariamente labores administrativas, que al principio asumí como tareas temporales, añorando seguir en el mundo académico. Pero descubrí que la administración te permite transformar en acción todo aquello que estás viendo en tu investigación. Lo contemplativo, que es característico de lo académico, pasa a la acción y se concreta a través de una adecuada administración.
Si bien no la he buscado, la he asumido como parte de los requerimientos de la institución. Incluso en mi vida personal, asumir estas obligaciones me obligó a revisar las demandas de mi mujer, que es una persona con los dos pies muy bien puestos sobre la tierra, y comprender sus necesidades para una adecuada conducción de la casa, cualidad que los académicos muchas veces no tenemos por las características del trabajo investigativo.

- Haber desarrollado toda su carrera profesional vinculado a la Universidad más emblemática del país, ¿de qué manera constituye una fortaleza?

Creo que mi máxima fortaleza es haber trabajado en la Universidad de Chile. Incluso pasar por diferentes crisis, algunas muy difíciles y duras, han llegado a constituirse en oportunidades. Creo que yo jamás habría hecho todo lo que hice si no hubiese estado en esta universidad. Pienso que cada universidad tiene su sello especial y a mí el de la Universidad de Chile me identifica plenamente. Creo que, además, la administración desde la escasez, que es una característica de nuestra universidad, te obliga a no alejarte de la misión y te plantea un desafío superior.

         
< 1
|
|

Las opiniones expresadas en esta entrevista son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan, necesariamente, el pensamiento de Nuestro.cl
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del