Hervi durante una sesión de dibujo..
 
¡Haz click y conoce las aventuras de Ciberciefuentes!
 
Otros Perfiles
Benito Baranda
Claudio Di Girólamo
Benito Baranda
Arturo Navarro.
Benito Baranda
Raquel Barros Aldunate.
Ver todos los Perfiles
 
Artículos Recomendados
- Conoce el sitio oficial de Hervi
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Perfiles...
Abril 2002

Hernán Vial-Hervi:

"El humor es una lucha contra la muerte"(continuación)

La Chiva y La Firme

Tras recibirse como arquitecto, profesión que hasta el día de hoy desempeña paralelamente a su trabajo periodístico, el dibujante se embarca en empresas tan emblemáticas como los diarios "La Chiva", en los años '60, y "La Firme" , en los '70. "La Chiva" fue la creación colectiva de un grupo de dibujantes que integraban, además de Hervi, José Palomo y los hermanos Pepe y Alberto Vivanco. "Fue una experiencia muy enriquecedora. Era una revista comunitaria, los cuatro hacíamos todo; los guiones, los dibujos, la impresión, la distribución, la venta, la cobranza, todo. Yo creo que nos marcó como forma de trabajo, en el colectivo se diluía bastante el individualismo tan inherente a los caricaturistas".

Su identificación con los ideales libertarios del mítico año '68 convirtió rápidamente a "La Chiva" en un medio de gran éxito en el ambiente universitario. Imperdible era la sección "Chamullos", una historieta que retrataba a un barrio chileno popular, donde los personajes representaban y caricaturizaban a todo el espectro social chileno. "La Firme", en tanto, fue "una versión de "La Chiva" hecha con más recursos", por el mismo equipo, que difundió los principales proyectos del gobierno de Allende.


Dibujo Combativo

Desde la segunda mitad de los 70 y hasta el final de los '80, su pluma y su acuarela fueron armas de oposición a la dictadura, a la cual atacó implacablemente desde las páginas de la Revista Hoy, a cuyo equipo se integró desde su nacimiento, cuatro años después del golpe militar. Terminaba así un período de cesantía impuesto por la ausencia de prensa independiente e iniciado el mismo 11 de septiembre, cuando, automáticamente había perdido su puesto de editor de arte de la clausurada editorial Quimantú, fundada por el gobierno de Allende para realizar ediciones populares.

"La dictadura marcó una forma muy compulsiva de opinar a través del dibujo. Si para mí antes dibujar fue un divertimento, en ese momento fue una necesidad. Varias veces fui amenazado, incluso de muerte. Prefiero no dar nombres". Mientras tanto, en la revista La Bicicleta, su personaje de historietas, el pequeño, gordito y calvo Súper Cifuentes (recientemente transformado en "Cibercifuentes" para su publicación en el diario electrónico El Mostrador), se debatía en un mundo hostil, intentando, como buen superhéroe, ejercer la lucha por la justicia, sin acabar de entender los misteriosos engranajes de la maquinaria represiva y el invariable final de sus aventuras tras los barrotes de la cárcel, donde inevitablemente siempre aparecía en el último cuadro de la historieta.

La necesidad de generar mayores ingresos, en plena recesión del año '82 , lo llevó al diario El Mercurio a trabajar como diseñador gráfico. "Hacía algunas ilustraciones, pero no comprometidas con el pensamiento del diario". La aparición de La Epoca, en el 87, fue la oportunidad de relanzarse, renunciando a El Mercurio y comprometiéndose plenamente con el nuevo medio, en el cual estuvo hasta su desaparición a fines de los '90. Actualmente se desempeña como dibujante editorial tanto en la revista Qué Pasa, como en el diario La Tercera. El diario El Metropolitano, en un principio también incluyó sus dibujos.

 
subir
         
< 1
|
2
|
3 >
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina