Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate/Perfiles...
1 / 2 /
Marzo 2008
 
La cuna de Gabriela

 

Hija de profesor y costurera, al igual que Violeta Parra, Gabriela Mistral, nacida en el Valle del Elqui, y bautizada como Lucila Godoy Alcayaga, si bien recorrió el mundo y traspasó ampliamente los límites de su humilde cuna, proyectó en su vida y obra las raíces de su tierra y su familia que conformaron su esencia.

Por Rosario Mena

El paisaje del Valle del Elqui, el estrecho contacto con la naturaleza, así como las personas que la rodearon, desde sus primeros años son elementos fundamentales e inseparables en la obra de la poetisa Gabriela Mistral, que se reflejan en sus versos y frases. La pluma y el interés por aprender y enseñar la poetisa los hereda en gran parte de su padre Juan Jerónimo Godoy, quien abandonaría a la familia siendo ella una niña. Él era un profesor de gran cultura, con formación en latín, griego, filosofía, literatura y teología, y que además escribía poesía.

Su madre, Petronila Alcayaga, modista y bordadora, es quien le canta las canciones de cuna que ocuparán un sitial muy importante en su futura poesía. De ello dan cuenta versos como los consignados en su libro Ternura: "Porque duermas, hijo mío, / el ocaso no arde más:/ no hay más brillo que el rocío, / más blancura que mi faz. // Porque duermas, hijo mío, / el camino enmudeció: / nadie gime sino el río; / nada existe sino yo".

Es también ella la persona fundamental en su infancia y quien instalará en el centro de su creación y pensamiento la figura de la madre, realzada por contraste con el padre, generalmente ausente. Así se refleja en su composición en prosa Evocación a la madre: "y a la par que mecías, me ibas cantando (...). En esas canciones tú me nombrabas las cosas de la tierra: los cerros, los frutos, los pueblos, las bestiecitas del campo, como para domiciliar a tu hija en el mundo".

Su hermana Emelina, varios años mayor que ella, hija de un primer matrimonio de su madre, es profesora, y quien le enseña a leer mucho antes de entrar a la escuela. A ella, la poetisa rinde tributo en su poema La maestra rural: "La Maestra era pobre. Su reino no es humano. / (Así en el doloroso sembrador de Israel). / Vestía sayas pardas, no enjoyaba su mano / ¡y era todo su espíritu un inmenso joyel!".

 
Subir
1 / 2 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: