Luis Enrique Délano
Revisa el álbum
Vista hacia la costa de Cartagena desde el comedor de la casa de Luis Enrique Délano, ahora propiedad de su hijo el ecritor Poli Délano.
 
Otros Perfiles
Sergio Larraín Echeñique, fotógrafo.
Patricia Chavarría, investigadora.
Pedro Aguirre Cerda.
Ver Más
 
Te recomendamos
- Sociedad de Amantes de Cartagena
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate/Perfiles...
1 / 2 /
Luis Enrique Délano
Navegando entre letras y pinceles

 

Visitamos la casa-barco del fallecido escritor, artista y Premio Nacional de Periodismo, Luis Enrique Délano, en la costanera de Cartagena que lleva su nombre. La misma que hoy ocupa su hijo, el escritor Poli Délano, miembro fundador de la Sociedad de Amantes de Cartagena. Objetos, cuadros y pertenencias revelan la vida y la obra de su padre: un hombre sensible, transgresor y multifacético, de quien heredó el amor por las letras y la nostálgica pasión por este popular y patrimonial balneario.

Los rostros de Luis Enrique Délano y su esposa, Lola Falcon,
moldeados en yeso por el escultor Tótila Albert.
Revisa el álbum

En una calle con el nombre de su padre, Luis Enrique Délano, está la casa con forma de buque que éste le dejara, sobre un acantilado de Cartagena, a su hijo, el escritor Poli Délano. Refugio de mar y recuerdos para este fiel miembro de la Sociedad de Amantes de Cartagena, en cuyos muros cuelgan los hermosos cuadros de su progenitor: artista, escritor y Premio Nacional de Periodismo que en la década del '50 se instaló en el balneario como lo hizo antes Vicente Huidobro, luego Manuel Magallanes Moure y Alone, y más tarde, Adolfo Couve.

Nacido en Santiago en 1907, Luis Enrique Délano fue un fructífero escritor que exploró distintos géneros literarios como novela, poesía, cuento, ensayo y crónicas periodísticas. Un hombre apasionado por el pensamiento, la justicia y el arte, que a los 19 años ya publicaba su primer libro de poemas y comenzaba a trabajar como periodista en el diario El Mercurio, del cual fue corresponsal extranjero entre 1934 y 1937.

Catalogado dentro del imaginismo, definido como un costumbrismo teñido de fantasía, a la manera de Salvador Reyes y Augusto D'Halmar, su primera obra fue Rumbo hacia ninguna parte (1927), que no pasó desapercibida para la crítica nacional, sin embargo, es La niña de la prisión y otros cuentos, publicada en 1928 con prólogo de Salvador Reyes, la obra que consolida su nombre en las letras nacionales, a través de su original propuesta estética, que rompe con los cánones tradicionales del criollismo. En palabras del propio Délano: "La literatura chilena estaba atiborrada de un criollismo empalagoso y pesado (...) Mucho huaso y poca imaginación".
 
Subir
1 / 2 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: