Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate/Perfiles...
1 / 2 / 3 /
Enero 2009
Cristián Valdés, Premio Nacional de Arquitectura:
“Asumir la pobreza te libera” (continuación)

 

Entre sus principales obras arquitectónicas destacan la Casa Alberto Valdés (1963), Escuela y Casas en Longotoma (1963), Casas Campesinas de la C.O.R.A (1968), Casa Urrejola (1972), Casa en Santo Domingo (1983), Casa en Pirque (1990, seleccionada para la VIII Bienal de Arquitectura en Santiago), Fábrica Muebles Valdés (1992), Casa Santuario del Valle (2001) y Casa Lefort (2007). Edificios que no han logrado la figuración pública de sus muebles y, particularmente, su silla Valdés, pero, que son para el arquitecto las obras más relevantes. “Me interesa más lo que he podido hacer en arquitectura. Las sillas y muebles laminados es como un proyecto dentro de un conjunto de obras, pero que han tenido mucho mayor difusión a través de revistas y diarios que las obras de arquitectura construidas. Por otro lado, estos muebles se han ganado su lugar solos, y eso lo celebro como el éxito de un hijo.


Autoría compartida


Enfatizar las autorías personales, sin embargo, no forma parte de su ideario. Los maestros de la construcción, “nuestros buenos maestros carpinteros”, son para Valdés actores capitales, que participan en la creación de la obra y de quienes se puede aprender mucho. “Los maestros no son cualquier gallo. Son tipos que te enseñan de todo. Son gente muy habilosa, aunque no tengan la educación de uno. Pueden hacerte críticas o sugerencias muy acertadas. Incluso me ha pasado haber peleado y discutido con un maestro y que, finalmente él imponga su criterio. Pero, independientemente de si tenía razón o no, para él era necesario hacerlo a su manera. Ejerció su derecho. Es fundamental que cada uno de los que participa haga suya la obra”. Participación que habitualmente queda en las sombras de los nombres de los arquitectos, en un ambiente donde “los egos están muy exacerbados”.

Pero no sólo los maestros, sino también un sinnúmero de personas y de experiencias cotidianas son también coautores del proyecto. “El mundo está lleno de sugerencias. Lo que uno hace es producto de todo lo que uno ve, de lo que alguien te dijo, de lo que alguien hizo. Uno sólo es dueño de la emoción matriz, que nace de sus propios cariños y que es la que lleva el proyecto adelante”.


Silla ecológica

Considerada como un referente del diseño industrial, por su perfección y estilo, sin la posibilidad de fabricarse en serie, la Silla Valdés representa la idea de aprovechar la calidad de la madera laminada de una raqueta de tenis para hacer una silla. “Comentamos con un amigo sobre la cantidad de madera que se perdía en la fabricación de muebles. Entonces, me quedé pensando… Por la pura pena; en ese tiempo no existía la ecología. Y como yo iba a jugar tenis de repente descubrí que el aprovechamiento de la madera de la raqueta era perfecto. De ahí me entusiasmé con la madera laminada“. Se trata básicamente de dos estructuras laterales de madera laminada, conectadas a un chasis metálico, estructura que se cubre con una funda de cuero tensada. Simpleza que para el arquitecto podría ser mayor: “Uso mucho la lona. El cuero ya es algo suntuario”.
 
Subir
1 / 2 / 3 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: