Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate/Perfiles...
1 / 2 / 3 /
Enero 2009
Cristián Valdés, Premio Nacional de Arquitectura:
“Asumir la pobreza te libera”

 

La liviandad y la elegante austeridad de las obras del Premio Nacional de Arquitectura 2008 y diseñador de la famosa Silla Valdés, Cristián Valdés, no son si no el reflejo de actitudes y principios tales como aprender a mirar y recoger el alma de cada lugar para proyectar una construcción y asumir la pobreza, para crear desde la precariedad: “Eso te libera y te hace abrirte a todo”. Las sugerencias que entregan las experiencias cotidianas y el aporte de los maestros y de todas las personas que participan, forman parte, en su opinión, de una creación colectiva cuya autoría no puede ser atribuida sólo al arquitecto, identificándose con un nombre, como suele ocurrir en un ambiente donde “los egos están muy exacerbados”.

Principios que se anclan tanto en su personalidad y valores como en sus escuelas fundamentales: en primer lugar, la de su familia, con una madre dibujante y un padre mueblista -cuya tradición se ha proyectado hasta el día de hoy en su fábrica de muebles - y la de sus profesores de Arquitectura en la Universidad Católica de Valparaíso, que le enseñaron el método para captar lo que él llama “la emoción matriz” y que, asegura, “es la que lleva el proyecto adelante” y “ lo único de lo cual uno es autor”.

Por Rosario Mena

Fotografías: Gentileza Cristián Valdés.
 
Luego de un par de años trabajando en la fábrica de muebles de su padre, Luis Valdés Freire, y de una estadía en el extranjero, Cristián Valdés ingresó a los 24 años a la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica de Valparaíso, que entonces estaba en Recreo Alto, de la cual egresó en 1962. Y es allí donde el Premio Nacional de Arquitectura 2008 y autor del emblemático diseño nacional de la Silla Valdés, recoge el espíritu y la actitud de la cual emerge su obra y su trayectoria, y que él reconoce como la principal herencia del famoso Le Corbusier. “Sus escritos, sus registros, sus ideas, son tanto o más importantes que sus obras”, dice respecto a la influencia del francés sobre la arquitectura nacional a partir del modernismo. “Por ejemplo, las obras de Emilio Duhart son una muy clara representación del estilo de Le Corbusier. Pero lo importante no es la similitud formal, sino no rescatar el alma de su arquitectura”.

El valor del concepto por sobre la materialidad se reafirma en el hecho de que “las construcciones actuales están destinadas a la desaparición. Basta mirar Nueva York como se deshace y rehace constantemente”. Sin embargo, “la arquitectura no es sólo una cosa construida: es un acto fundamental, un gesto, una actitud, un mundo que una obra toca”. De allí la importancia que atribuye a los apuntes, dibujos y registros como soporte y testimonio del proceso creativo. Un legado que, en su caso personal, se condensó y materializó, en 2008, en el libro “Cristián Valdés: La Medida de la Arquitectura”, de la arquitecta chilena Sandra Iturriaga, que prosiguió a la exposición sobre su obra en la Galería Animal. Ello, sumado a su reconocimiento con el Premio Nacional el mismo año, consolidó, tras cuatro décadas de trabajo, el reconocimiento público a alguien que, en consecuencia con sus posturas vitales, ha cultivado siempre el bajo perfil, a pesar de que su Silla Valdés, diseñada en los años 70, es el único objeto de diseño chileno que figura en los catálogos del mundo.
 
Subir
1 / 2 / 3 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: