Portada libro El baúl de mis Tesoros, editado por la Corporación Patrimonio Cultural de Chile.
 
Otros Perfiles
Marta Cruz-Coke.
Arturo Navarro.
Raquel Barros Aldunate.
Ver todos los Perfiles
 
Artículos Recomendados
Conoce la Corporación del Patrimonio Cultural de Chile
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Perfiles...
 
Cecilia García-Huidobro, Vicepresidenta Ejecutiva de la Corporación Patrimonio Cultural de Chile:

"Que la cultura no se convierta en mero marketing" (continuación)

Vocación ineludible

Después de un tiempo de residencia en Houston, donde realizó un master en literatura, siguió cursos de gestión cultural y colaboró en instituciones del ámbito museal, en el vuelo de regreso a Chile, Cecilia vislumbró claramente su objetivo. "Fue como ver escrita en la ventanilla del avión la palabra patrimonio", declaró a una revista. Paso lógico fue su incorporación como Vicepresidenta Ejecutiva en la Corporación del Patrimonio Cultural de Chile desde su fundación en 1995, haciéndose cargo hasta el día de hoy de la generación, desarrollo y administración de sus proyectos y coordinando el funcionamiento de su oficina y personal.

En cinco años su gestión llevó a la Corporación a movilizar un promedio de un millón de dólares anuales, realizando variados proyectos de gran envergadura. A su alero se creó la Federación Chilena de Amigos de Museos, presidida por ella. En el 2000, a través de un proyecto acogido a la Ley de Donaciones Culturales, Cecilia García Huidobro realizó las gestiones para crear, en el portal de Entel Internet, el sitio del patrimonio cultural chileno, www.nuestro.cl, del cual es una de los tres directores.

A su iniciativa se debe la creación del Premio Bicentenario, en el cual involucró a la Universidad de Chile como contraparte, y luego, a la Comisión Presidencial del Bicentenario. Este galardón que distingue anualmente, hasta el año 2010, fecha del Bicentenario, a diez personalidades destacadas en la cultura y el servicio al país, ha recaído en nombres tan relevantes como el del empresario Eugenio Heiremans (año 2000), el antipoeta Nicanor Parra (año 2001) y el Senador Gabriel Valdés (año 2002).

Bases y proyecciones

Sólidos fundamentos han caracterizado el accionar de la Corporación, marcado por claros criterios y por una visión del patrimonio amplia y actualizada, cuya elaboración en gran parte se debe a su Vicepresidenta. "Es algo que se va construyendo con la experiencia", afirma al tiempo que constanta la debilidad en la fundamentación de proyectos culturales con grandes recursos y promoción: "El proyecto del Museo Internacional de las Culturas es un ejemplo. No hay una definición de sentido. Eso tiene que ser anterior a las reuniones para conseguir financiamiento". Pero este no es el único blanco de sus dardos. Su crítica ha apuntado públicamente, a través de declaraciones de prensa, al proyecto del Museo Interactivo Mirador, cuestionando su consistencia, de cara a la elevada inversión y a los cuantiosos requerimientos de mantención.

Sus principios con respecto a la gestión patrimonial dicen relación con un concepto de patrimonio vivo, en permanente construcción y transformación, que abarca una gran variedad de manifestaciones. Y también con principios que apuntan a proyectos con resultados perdurables y significativos. Los cuentos escritos por campesinos, un encuentro de payadores, una investigación arqueológica, o la restauración de la iglesia de las Agustinas, son igualmente valiosos desde el punto de vista patrimonial. Líneas de trabajo pioneras desarrolladas por la Corporación en ámbitos tan fundamentales para la proyección del patrimonio como son la educación patrimonial, a través de la investigación, la publicación y distribución de textos, y el turismo cultural, con la organización periódica de recorridos exclusivos guiados por expertos, han señalado importantes derroteros en el ámbito de la gestión cultural a nivel nacional.

"Recién se está comprendiendo la potencialidad del turismo como medio de conservación del patrimonio, que genera promoción, trabajo, recursos. Y lo más importante, genera el reconocimiento de su valor de los propios habitantes de esa ciudad, pueblo o barrio". Junto al turismo, y haciendo honor a su instinto empresarial, Cecilia vislumbra otras actividades comerciales que podrían favorecer al patrimonio y a la vez beneficiarse de él. "El patrimonio es un capital para la televisión. La producción audiovisual chilena, para ser valorada como tal, tiene que responder a una imagen de lo chileno, tiene que transmitir nuestros valores y nuestros recursos culturales y naturales".


Las ideas y las cosas

En su amplia noción de patrimonio, esta mujer a la vez clásica y visionaria, reinvindica, entre otros espacios, el lugar de las artes decorativas, un tema que le atrae particularmente, y sobre el cual prepara un libro aún sin fecha de publicación. "Me fascina el tema de la manera en que uno vive. No se trata necesariamente de tener objetos caros, sino de cómo los objetos que te rodean contribuyen a tu calidad de vida. Los objetos reflejan la identidad de una persona y de una familia. Eso no es un asunto menor. Es un asunto vital".

La atracción encuentra resonancia en la niñez, en las idas a remates junto a su madre, quien se dedicaba a remodelar casas y al igual que ella, tenía un gusto especial por la decoración y el jardín. Paralela a esta veta práctica y estética, corre la inquietud intelectual, representada por un padre escritor y ávido lector que dejó una marca tanto o más profunda: "Lo que más me atrajo desde niña fue el mundo de las ideas y de las teorías, por eso entré a estudiar filosofía. Crecí en una familia donde se estimulaba la búsqueda de ideas y el libre pensamiento".

 
subir
     
|
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del