Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate/Perfiles...
1 / 2 / 3 / 4 / 5 /
Carlos Cabezas, músico
Descontextualizar el paisaje sonoro (continuación)

 

- ¿En este tema de idiosincrasia, de rescatar el discurso de la radio, el relato de la crónica roja, tenían la conciencia de estar haciendo un trabajo con la identidad nacional?

- Teníamos la conciencia de que en ese paisaje sonoro, en lo que uno escuchaba inconcientemente en la micro, en la calle, hay muchas claves de lo que somos, de cómo somos, de cómo hacemos las cosas, de lo que esperamos. El discurso de la Yolanda Sultana es un año nuevo, el 31 de diciembre, hay muchas esperanzas de los chilenos metidas en este discurso. Las cosas que estaban mimetizadas en el paisaje sonoro las tomábamos, las cambiamos de contexto, ofrecíamos otra lectura.

- Como toda esa contracultura de los 80, era la manera de oponerse a la dictadura y al mismo tiempo romper con el lenguaje ideológico político…

- Claro, nosotros estábamos al frente de los partidos políticos. Nos cargaban. Detestábamos el lloriqueo latinoamericano. Era una cosa de piel. Ya no creíamos en nada de eso. Con el tiempo, lo que nosotros hicimos tuvo componentes políticos mucho más fuertes que la música ideologizada que se hacía en ese tiempo. Tenia más política de lo que nosotros pudimos pensar, haciendo las cosas sin atacar, porque el otro lenguaje ya estaba completamente agotado. Yo creo que este arte que busca nuevos caminos es una forma de supervivencia. Yo encontraba que todas las letras de las canciones que se oían eran horribles y era muy cuidadoso con diferenciarme de eso. Me atacaba el Canto Nuevo. Evitábamos la pretensión.

- Electrodomésticos… un nombre perfecto… junta el lenguaje electrónico, moderno, con lo doméstico, la realidad cercana, cotidiana, chilena. ¿Quién bautizó al grupo?

- Claro, a pesar de que el formato electrónico podía tirarte para otro lado, lo nuestro era claramente chileno, urbano. No sé quién le puso el nombre. Parece que por primera vez lo dijo el Silvio. Pero de un momento a otro nos llamábamos Electrodomésticos y a nadie le cupo duda. Tenía que ver también con usar las máquinas pero sin pretensiones: algo más doméstico.

- ¿Sientes que había una onda comunitaria entre los músicos, entre este grupo que estaba en la contracultura? Es especial, porque, por otro lado, en contraste con toda la onda comunitaria que tuvo, por ejemplo, la Nueva Canción Chilena, en los 80 se promovía el individualismo: cada uno hace lo que quiere, se toma lo que quiere, se mete con quien quiere, piensa lo que quiere… ¿no?

- Absolutamente. Yo creo que las bandas cuando empiezan a desarrollarse se encierran en su propio camino. Con Los Tres éramos amigos, con los Prisioneros, menos. Pero cada uno iba en su carril. Después, con el tiempo, empieza un camino largo de colaboraciones. Y luego, de nuevo vuelven a juntarse con sus grupos de origen. Yo creo que la unión estaba en todo este grupo que se oponía al régimen de una manera nueva. Una vez tocamos en Matucana y era el cumpleaños de Pinochet y había corte de electricidad en Santiago. Nosotros que teníamos un generador de la Televisión Española éramos el único punto de luz en la ciudad. Y entraron las masas de gente que estaba protestando al concierto. Fue protagonizar un momento histórico, en el cual las cosas se ven de otra manera. Aparte, ibas a un recital y no sabías si ibas a terminar en tu casa o en la comisaría. Ese permanente riesgo también nos unía. Había un riesgo inherente en el sólo hecho de participar en la cultura…

 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 / 5 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: