Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate/Perfiles...
1 / 2 / 3 / 4 / 5 /
Carlos Cabezas, músico
Descontextualizar el paisaje sonoro (continuación)

 

- ¿Cómo te imaginabas ser músico cuando soñabas con serlo? Era difícil visualizar, por ejemplo, lo que es componer con un sintentizador…

- Me imaginaba tocar guitarra, pero nunca pensé en cantar. Después de que fui unos meses a Europa, se me abrió el cuento. Dejé de ser tan pretencioso, que es el trasfondo de esa idea de que la música es algo tan importante, que hay que estudiarlo desde chico. Allí habia grupos en cada esquina, jugábamos pichanga, tocábamos y tomábamos cerveza y todo tenía la misma importancia. Me da la sensación de que la gente que estudia en las escuelas de música quedan paralizados por la carga, por la ansiedad de lo que se espera como trabajo creativo, como que tiene que ser un legado para la humanidad. Esa pretensión hace que mucha gente que tiene mucha técnica no tenga la soltura para componer cosas. A la vuelta de Inglaterra decidí dedicarme a la música. Me bajé del avión y me compré una guitarra, que es la misma que he tenido siempre. Después la usaba Ernesto Medina.

- ¿Cómo se encuentran los Electrodomésticos?

- Al Ernesto lo conocí en Tongoy, en la playa, y a la vuelta lo llamé y nos juntamos a tocar para pasarlo bien. Al rato apareció Silvio (Paredes) que era amigo de Ernesto. Nos juntábamos a divertirnos. Ernesto tenía la debilidad de grabar discursos y cosas de la tele. El fue el que empezó a meter esto. Ahí me compré el primer sinte que llegó a Chile, baterías programables. Y comenzamos a entusiasmarnos.

- ¿Cuáles eran sus referentes, en un tiempo en que lo único que había electrónico eran los alemanes de Kraftwerk?

- Aquí no había nada. De hecho, en ese viaje yo vi a Kraftwerk, cuando presentaron Trans Europe Express. Pero en realidad todo fue producto de las circunstancias. Empezamos a tocar baterías programadas porque era mucho más complicado conseguir un baterista y un lugar en donde se pudiera tocar batería. Las salas de ensayo no existían. Por comodidad, por la forma de componer. Presentarnos sin baterista era una cosa muy rara. Se generó mucho entusiasmo alrededor de nosotros. Como no escribíamos partituras, grabábamos todo en casettes y estas cintas comenzaron a circular. Se ponían en exposiciones de pintura, y empezó todo un feed back. Nuestra primera tocata fue en el Espaciocal. Con power y parlantes de casa. La gente nos iba empujando. Finalmente lo que hacíamos era tomar cosas del paisaje sonoro y cambiarlas de contexto.

- Esto que parte con Medina y sus grabaciones de la tele se empieza a desarrollar y a tomar cosas súper fuertes relacionadas con la identidad del chileno en la ciudad… canciones como "Yo la quería", del tipo que mata a su esposa de puro borracho o el discurso de la Yolanda Sultana… ¿Eso ya eran propuestas tuyas?

- Claro. Eso fue un poco más adelante. Aunque "Yo la quería" estaba en el primer disco. Eso tiene influencia de El Chacal de Nahueltoro…

 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 / 5 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: