Mercado de Chillán
Patricia Orellana
 
Otros Perfiles
Renato Cárdenas.
Cristián Valdés.
Antonio Larrea.
Ver Más
 
Te recomendamos
- El retrodiario
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Perfiles
Inicio/Notas y Reportajes/Rescate/Perfiles...
1 / 2 / 3 / 4 /
Abril 2009
Patricia Orellana, periodista chillaneja:
“Si somos una ciudad que perdió la memoria, tenemos que cuidar lo poco que nos queda” (continuación)

 

La memoria perdida y la pérdida del miedo 

Esta vez, la ciudad se vuelve a construir en el mismo lugar. “Por supuesto que la ciudad emergió con un sentido del hormigón armado y del amurallamiento tremendo, porque aquí murió más de la mitad de la población. Murieron unas treinta mil personas y se fue una gran cantidad de chillanejos, hubo un éxodo fuerte, además no había donde vivir, en pleno verano, con miles de muertos en las calles. El registro civil registró menos de tres mil muertos, dos mil y fracción, con nombre y apellido porque no hubo tiempo para más, el resto todo a la fosa común y nunca más se supo, hubo familias completas que desaparecieron. No se hizo un censo después porque no había cómo; para empezar, dijeron que tembló como un mes, mes en el que la gente durmió en las calles, en las plazas fundamentalmente, que eran espacios más protegidos, la gente se aglutinaba en las plazas y sobrevivía como podía, con uno o dos puntos de agua que había para todos. Después empezó a llegar ayuda de afuera, porque al comienzo nadie sabía que había caído Chillán, la gente pensaba que el terremoto había sido en Concepción y en los primeros dos días no se sabía que Chillán estaba en el suelo. De repente alguien dijo que Chillán no estaba, que se había borrado del mapa, algo bien impresionante y no era primera vez que pasaba”. 

- Debe haber varias generaciones que quedaron con el trauma…


- De hecho, es muy reciente la construcción en altura aquí, yo te diría que el boom de la construcción es de dos o tres años atrás, no más. El más antiguo, se debe haber construido por ahí por el 72, pero estuvo años botado y lo vinieron a terminar mucho después y nadie compraba más que hasta el quinto piso. Cuando lo terminaron empezó a comprar gente de afuera, pero el chillanejo de a poco, y al ir cambiando las generaciones, se empezó a perder el terror a la altura. Pero no se muere la mitad o más de la población sin que quede una huella profunda en su gente. Se comprende que a una ciudad que le pasa una cosa tan fuerte se acuesta de una manera y se levanta de otra, perdió toda su documentación, es una ciudad que quedó en cero. Se han ido recuperando fotos de a poco, las mismas familias han empezado a recopilar. 

- ¿Pero hay algún proyecto para recuperar algo de documentación? 

- Nosotros perdimos la memoria, no quedaron testimonios, la memoria de Chillán es el diario La discusión que ha registrado los 139 años de la ciudad a partir de 1870, ésa es su memoria, no tiene otra. Ahora ha habido un poco más de interés de ir recuperando testimonios, cosas, fotos para saber cómo era la ciudad antes, porque era muy distinta a lo que es ahora, era muy parecida a Santiago. Es que yo creo que la gente quedó tan golpeada, que muchos se fueron. Bueno, y la urgencia por volver a parar las casas, era lo primero y para eso se formó la Corporación de Auxilio y Reconstrucción a nivel de gobierno, lo que permitió a los chillanejos levantar sus edificios públicos y a la gente reconstruir sus casas. Yo creo que el año 45 la ciudad ya estaba casi en pie, con casas muy sólidas y austeras, de uno o dos pisos. Pero también Chillán fue un poco tierra de experimento para mucho arquitecto que vino de afuera, en un afán de ayudar a reconstruir la ciudad, con este estilo Bauhaus alemán; por eso aquí se encuentran muchas casas de interés arquitectónico que, para mí gusto, no están puestas en valor. Entonces cuando empieza a revivir la ciudad, se vuelve a trazar respetando sus plazas, esta forma de cuadrado absoluto que tiene, lo que llaman las cuatro avenidas. Chillán está encerrado entre cuatro calles: avenida Argentina, avenida Collín, avenida Brasil y avenida Ecuador, es un cuadrado perfecto con sus plazas y como corazón la Plaza de Armas. Ahora se ha expandido muchísimo, pero siempre con este eje que no ha cambiado, ahora se están empezando a construir más edificios, con esta pérdida de miedo a la altura y también porque ha llegado más gente, ha vuelto mucho chillanejo, yo misma volví a mi tierra, pero mi familia se fue también a Santiago después del terremoto. 

 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: