Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Links
Sugerir Agenda
Nuestra Gente
Inicio/Notas y Reportajes/Nuestra Gente...
1 /  2 /
Febrero 2007
 
Teresa Muñoz, alfarera
La paciencia de la greda

Con 94 años a cuestas, Teresa Muñoz, la artesana más antigua de Pomaire, vive ajena a los cambios que impone la tecnología y la moda sobre la cerámica de la localidad. Como lo hicieran su madre y su abuela, sin torno y con básicas herramientas, fabrica con paciencia ollas, vasijas y cántaros en los que impregna su amor por la greda. Un quehacer que ella misma define como "un arte que se trabaja con la manos" y "la memoria".

Por Paula Fiamma

 


Revisa el álbum

Teresa Muñoz, la locera más antigua de Pomaire vive en una humilde casa de adobe. En ella se encuentra tu taller, compuesto por una silla baja y una mesa improvisada. Las paredes están derruidas y el piso es de tierra. En uno de los muros cuelgan todos los diplomas que ha recibido en reconocimiento por continuar con la tradición de la cerámica en greda. En toscas repisas de madera hay cuatro vasijas grandes, verdaderos objetos de arte. En la pieza contigua está su dormitorio. Acostumbrada a atender a los clientes en su mismo hogar, nos recibe con una sonrisa afable. Con voz tenue, con un tono cantadito y repitiendo algunas frases, contesta nuestras preguntas y al mismo tiempo nos enseña las últimas piezas de su producción:

"Aquí trabajo yo, estas son mis herramientas. Mate de calabaza para subir la olla, con eso se trabajaba antes. Esta tablita y este cuerito de zapato, con éste yo le hago el borde. Todas estas son las herramientas que a mí me sirven. Ahora no poh, ahora todo es con torno, la gente que es nueva está trabajando el torno, con el torno tan malo el trabajo".

Cuando se le pregunta cómo aprendió su respuesta es sencilla: "Yo mirando no más aprendí, en la casa de mi abuelita. Uno cuando tiene interés en aprender, mirando aprende… Toda mi vida, soy nacida y criada aquí. Yo voy quedando, voy quedando no más, de todas las hermanas. Ellas no aprendieron… Yo la greda la sé bien. Y enseño también, la persona que quiera, que venga a aprender".

- ¿Cobra por enseñar?

"No cobro na'. Lo que la gente me quiera dar no más. Yo les digo: vengan aquí, porque yo de salir a enseñar no puedo. Yo estoy trabajando y usted va mirando, como yo estoy trabajando, entonces ahí va aprendiendo. Sí pueh…".


Subir
1 /  2 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: