Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Links
Sugerir Agenda
Nuestra Gente
Inicio/Notas y Reportajes/Nuestra Gente...
1 / 2 /
Febrero 2008
 
Lynn Rapu, fundador del grupo Kari Kari
El orgullo del baile

 

A sus 38 años, Lynn Rapu, miembro de uno de los clanes rapa nui de mayor raigambre y más numerosos, se enorgullece de ser el fundador del grupo Kari Kari, el conjunto folclórico más antiguo de Isla de Pascua, que a lo largo de sus 11 años de trayectoria ha congregado a casi un centenar de alumnos.

Por Paula Fiamma

Lynn Rapu jamás se cuestionó su profesión, sólo tuvo que seguir el impulso que lleva en la sangre para llegar a ser uno de los maestros de danzas y cantos tradicionales más afamados de Isla de Pascua, gracias a la agrupación que fundó hace 11 años: el conjunto Kari kari. Su familia, según cuenta, llegó con el rey Hotu Matua y siempre se caracterizó por el cultivo del canto y la danza. Recuerda que desde niño con sus hermanos y primos paseaban por la playa cantando la música de sus ancestros. El nada más continuó apasionadamente con lo que le fue inculcado desde la infancia, no necesitó especializarse en el continente, como lo han hecho muchos jóvenes que se han ido a estudiar a la ciudad para obtener un título universitario. "Yo tuve mi universidad acá, en vivo", afirma orgulloso.

La agrupación que Lynn dirige ha convocado a casi un centenar de integrantes, la mayoría han sido y serán sus parientes. Al igual que hace 11 años, hoy el conjunto Kari Kari está compuesto por muchos de sus primos y sobrinos. Se conocen desde la infancia, viven en el mismo terreno y se pasean sin zapatos entre las casas de los distintos familiares. "Todos los que están acá son mis sobrinos, nosotros somos 13 hermanas y hermanos. Esta es la quinta generación", cuenta Lynn.


Tradición polinésica

Desde un principio, Lynn estuvo conciente de que el rico universo de música, danzas y tradición oral rapa nui que se cosechaba en el seno de su extensa familia, podría desaparecer: "Cuando empecé con este grupo, mi intención fue primero conservar lo poco y nada que nos quedaba. Lo que ves acá es tradición oral. En los ensayos parto contando una pequeña reseña. Cada baile que mostramos tiene su historia". Lynn resalta que en Kari Kari "se rescata lo más fielmente posible la tradición. Mi objetivo es mantener lo que es original. También tenemos nuestras creaciones, pero eso se diferencia, para no crear confusión". El arraigo a la tradición y la apertura a la creación se suman a la influencia polinésica, dando vida a un extenso programa para cada presentación. "También incorporamos la otra parte, porque nosotros además de ser rapa nui, somos polinésicos. Pertenecemos al triángulo de la Polinesia: Rapa Nui, Nueva Zelandia, y Hawaii. Adentro queda Tahiti y otras islas", explica Lynn.

En sus espectáculos Kari Kari da la bienvenida a los turistas en francés, inglés, portugués, español y rapa nui. Dan la impresión de estar realmente insertos en la cultura de la globalización.

Kari Kari funciona como una academia en la que la disciplina es esencial, no basta sólo con comunicar acertadamente los sentimientos que embargan a los rapa nui cuando interpretan un baile destinado a la guerra, el amor o la fiesta. Deben trabajar todos los días: "Ahora nos estamos presentando 4 veces a la semana: lunes, martes, jueves y sábado. Los miércoles y viernes, nos toca ensayo". Lynn exige constancia a sus alumnos, a quienes no cobra ni un centavo. "Las ganas de participar son una cosa, pero la disciplina es otra".


Subir
1 / 2 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: