Olga Salinas, la más antigua ceramista de Pomaire
 
+ Gente
Benito Baranda
Milton Muñoz, escultor en madera de Chiloé
Benito Baranda
Bordadora de vestidos de el Barrero
Benito Baranda

Rosita Alarcón: cantora popular

Ver todas las notas
 
Artículos Recomendados
- 29 Feria Artesanal del Parque Bustamante
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Gente en el Patrimonio
Inicio/Notas y Reportajes/Gente en el Patrimonio...
Noviembre 2003

Olga Salinas, artesana de Pomaire

Una vida de greda

English Version
A sus 98 años, es la más antigua de las ceramistas de Pomaire y una de las pocas que mantiene la antigua técnica, cien por ciento manual. Recientemente sumó a su lista de premios el homenaje que el Minsitro de Cultura, José Weinstein le ofreciera con motivo del Día Nacional del Artesano. Profesora y poetisa, esta anciana a la vez ruda y encantadora, asegura que ha vivido "enamorada del arte y de la muerte".

Olga Salinas nació en Pomaire en 1905. Desde entonces su vida ha sido la greda. "Para mí ha sido una satisfacción. He tenido tristezas y alegrías, pero he sido feliz", reconoce la ceramista. Sus abuelos y abuelas "que vivieron 110 años" ya trabajaban en esto, a mediados del siglo XIX. Ella aprendió el oficio de su madre, a quien recuerda con notoria emoción: "Cuando murió mi mamá, le perdí el miedo a la muerte. Desde entonces he vivido enamorada del arte y de la muerte. Yo amo la muerte, porque es lo más justo que hay. Se lleva a grandes, chicos, pobres, ricos...", dice para luego comenzar a recitar uno de sus poemas escritos a la muerte que interrumpe en el primer verso. "Es que quiero que permanezcan inéditos", explica.

Sólo dos o tres artesanos, entre ellos Olga, mantienen las antiguas técnicas, anteriores a la llegada del torno, traído en los años 20 desde Valparaíso. "Ocupo las puras manos, me ayudo con un pedacito de cuero. Pulo con una piedra, con un palo, con lo que pille". En cuanto a los motivos ocupados actualmente en la cerámica, asegura que se ha desvirtuado demasiado la tradición. "Yo siempre he hecho cosas raras, originales, como palomas, vacas, ovejas. Pero nunca inmorales, como las cosas que se están haciendo ahora para vender", critica Olga.

El viernes 7 de noviembre, el Día Nacional del Artesano, Olga recibió un homenaje del ministro de Cultura José Weinstein, junto a otros artífices en el Placio de La Moneda. Entre otros reconocimientos recibidos por su trayectoria, se cuenta el que le dio la Fundación Tiempos Nuevos, que preside Luisa Durán de Lagos. "Yo le pregunté a la señora Luchita si es que ella había escrito las palabras tan bonitas del diploma. Me dijo que no y entonces yo le dije: gracias por su honestidad. Y la invité a mi casa, pero todavía no va".

De todas las recompensas que este oficio le ha traído, Olga recuerda con especial gusto el viaje a la Feria Internacional de Artesanía de Paraguay, en los años '60: "La Universidad (Católica) me llevó como una reina. Fue lo mejor. Yo soñaba con andar en avión, soñaba que volaba sola. Iba a Cerrillos a ver los aviones".

Profesora de arte, trabajo que abandonó en busca de mejores ingresos, asegura haber sido amiga de Gabriela Mistral, a quien conoció en Parral y a la que habría convencido para que cambiara su poema Piececitos de niño. "Yo le dije: Mira Gabi, no concuerdo, con esa parte. Y ella lo cambió. Quería que me fuera con ella a Estados Unidos, pero yo adoraba a mi mamá, así que no iba a irme con nadie".

 
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina